8 reglas para poner muebles en tu decoración

Vamos a hablarte sobre estas reglas para arreglar muebles en tu decoración. Además, si tienes una habitación vacía llenarla y que quede bien aún puede ser una tarea ardua. Pero existen algunos principios que te pueden ir muy bien y que te harán que tu decoración sea maravillosa. Solo tienes que seguir estas reglas y tu propia intuición para que todo salga bien.

Organizar tus muebles en una estancia y conseguir una decoración excelente te resultará aún más sencillo gracias a todo lo que te vamos a decir a continuación. Toma nota, y no volverás a tener este problema nunca más.

1. Un punto focal

En toda estancia se requiere un punto focal para equilibrar la decoración, tiene un gran poder. Puede estar de manera natural gracias a una gran ventana o una chimenea en la estancia, pero en la mayoría de ocasiones se tiene que crear para que quede bien.

Para ello puedes poner un televisor, un sofá con un bonito color… tú eliges. Solo piensa qué quieres que sea ese punto focal y hazlo realidad. También puede ser un color, un objeto una zona de la estancia, etc.

pixabay.com

2. Los muebles mejor si están lejos de las paredes

Cuando es una estancia pequeña no queda más remedio de que los muebles estén cerca de las paredes, pero si tienes una estancia que es más o menos grande, entonces los muebles es mejor que no estén pegados a la pared. Puedes crear zonas de conversación en mitad de la estancia, por ejemplo.

3. Encuentra el equilibrio

Encontrar el equilibrio es fundamental en la organización de los muebles, por eso debes tener esto muy claro. Debes tener en cuenta tanto el tamaño como la ubicación de los mismos. Es necesario que te asegures de que no agrupes todas las piezas en una sola área de la estancia.

Si haces esto, el espacio se puede sentir desequilibrado y caótico. Lo ideal es que haya variedad de formas, por ejemplo si tienes sillas muy rectas, puedes optar por una mesa redonda para la comida.

pixabay.com

4. ¿Cuándo movimiento hay?

Tener en consideración el flujo del tráfico en esa zona también es muy importante. Tienes que colocar tus muebles de manera que no entorpezcan el flujo de las personas que pasan por esa estancia. Así evitarás tropiezos y otros problemas. El espacio debe estar lo más despejado posible para poder caminar de un extremo a otro de la estancia son problemas.

5. Alfombras de tamaño correcto

No vale cualquier alfombra, debes saber escoger aquellas que realmente encajen en textura, tamaño, color y forma. Por eso, tendrás que valorar cómo es la estancia y qué quieres conseguir con esa alfombra.

6. Mesa de café grande

Si estás en el salón o en la sala de estar pensando en los muebles que quieres poner, entonces una mesa de café grande es una buena opción. Sobre todo si te gusta tener invitados en casa. Puede convertirse también en un punto focal pero es que además será un lugar maravilloso para reunirte con tus seres queridos siempre que lo necesites.

pixabay.com

7. Que no falte la luz

La iluminación es fundamental en cualquier estancia, y por supuesto, debes darle un papel prioritario en la decoración, porque forma parte de ella. No descuides este aspecto porque es fundamental. Puedes usar lámparas de pie, de mesa, de techo, focos, apliques… lo que pienses que puede ir mejor para ti.

Una lámpara de pie puede ir muy bien al lado de una cama sin lámpara de noche, al lado de un sofá o detrás de una silla decorativa. También están las lámparas de mesa que pueden ser maravillosas para las mesas auxiliares o en alguna mesa que necesite esa iluminación extra. En cualquier caso, la iluminación deben colocarse a diferentes niveles para que sea una iluminación equilibrada.

Pero por supuesto, no puedes descuidar la iluminación natural durante el día, con grandes ventanas. Si es necesario usa cortinas traslúcidas para que no te vean desde fuera pero puedas tener toda esa luz que entra por la ventana dentro de tu estancia.

8. Obras de arte correctas

No todas las obras de arte o cuadros valen… debes saber escoger no solo el color, la temática y el lugar, si no también el tamaño correcto. En la pared pueden haber colgados cuadros, objetos, espejos… pero tienen que estar colocados de una manera estratégica y siempre en proporción al tamaño de los muebles.

Si tienes muebles grandes, no cuelgues cuadros pequeños porque quedaría demasiado descompensado. Si tienes muebles grandes, usa cuadros grandes. Lo ideal es que si tienes una pieza grande, el cuadro deberá tener dos tercios de la longitud de ese mueble o usar una agrupación de cuadros.

Si por ejemplo, quieres usar una imagen pequeña y tienes muebles grandes, puedes usar un cuadro de mayor tamaño y dejar la imagen en el medio. Es una bonita forma y quedará genial. ¡Usa tu intuición y verás que te quedará genial!

Tendencias decorativas de los 80 que no pasan de moda

Si naciste antes de los 80 te acordarás del estilo decorativo de la época y como en algunas cosas marcaba tendencia. De hecho, hay algunas cosas que deberían permanecer en los años 80, pero la década de la nueva ola también nos dio algunas tendencias de decoración geniales. Por supuesto, sin saturar una estancia para que no quede demasiado cargada y se adapte también al estilo decorativo actual.

Lo ideal es incluir pequeños toques decorativos que marquen la diferencia. Piensa en cómo es tu estancia y qué puedes hacer para añadir esos pequeños toques vintage que marquen la diferencia en la decoración de tu hogar. Pero es que además de marcar la diferencia, también es importante que reflejen tu estilo y tu personalidad particular.

Desde muebles gruesos hasta colores brillantes, solo hay algunas tendencias que vuelven a estar de moda una y otra vez. Estos son algunos de nuestros elementos de diseño favoritos de los 80 que todavía funcionan bien en la actualidad.

Toques de neón

Es difícil pensar en la “década de 1980” y no evocar imágenes de luces de neón y colores brillantes. Pero el hecho de que la década del neón haya pasado hace mucho tiempo no significa que no podamos abrazar esta colorida tendencia ahora. Pues utilizar toques de rosa neón en un espacio para darle mucho interés visual. Decora con colores neón o añade un letrero de neón a a tu estancia para crear cierta nostalgia.

pixabay.com

Estilo preppy

Si bien muchos de los años 80 se trataron de colores fuertes (y música fuerte), el estilo preppy también tuvo un gran momento durante esta década. Los patrones de rayas, las paletas de colores blanco y azul y los monogramas estaban de moda, y creemos que es hora de que vuelvan. Puede crear una habitación con muy buen gusto y llenarla con un estilo preppy tradicional y elegante que funciona bien para habitaciones de invitados o suites principales.

Que no se te olvide el latón

Claro, el minimalismo está en todas partes en estos días, pero creemos que es hora de abrazar todo lo maximalista . Puedes crear un estante que sea atrevido y ruidoso, con bordes redondeados que le dan una sensación divertida y caprichosa. Cuando pensamos en los 80, pensamos en un estilo descarado, y usar este metal es definitivamente eso.

El diseño Memphis

¿Qué es esto? El diseño Memphis fue un movimiento que comenzó en 1981 en Milán, Italia, y abarcó todo lo colorido, abstracto y ruidoso. Puedes crear una estancia que utilice elementos de Memphis Design en todas partes, desde el arte y las almohadas de inspiración abstracta hasta los colores llamativos en todos los textiles.

pixabay.com

Los colores pasteles

Lo mejor de los años 80 es que muchas de las tendencias de diseño eran bastante contrastantes. Si el negrita y el neón no son lo tuyo, ¿qué tal el pastel? Puedes crear un hermoso rincón de lectura donde muestre que los colores pastel están de vuelta de la mejor manera posible. Además, estos colores son relajantes e ideales para un ambiente tranquilo y sosegado. Pinta una pared del color que te guste o añade accesorios en tonalidades pastel para que puedas abrazar estas tonalidades caprichosas pero imprescindibles de la década de los 80.

Los estampados

Es posible que si recuerdas algo con claridad de tu casa en tu infancia o de la casa de tus abuelos, son los estampados en todas las estancias del hogar. Tanto en textiles como en las paredes, los estampados eran lo más común.

De hecho, los estampados tropicales eran grandes en los años 80, pero también lo eran las plantas tropicales, y si alguna vez necesitaste una excusa para más plantas de interior, aquí la tienes. Un estampado de plantas, flores o incluso palmeras puede ser una idea estupenda para disfrutar de este estilo.

Plantas artificiales

Tanto las plantas artificiales como las reales eran un punto en la decoración de cualquier hogar en la década de los 80. Si las plantas reales no son lo tuyo porque se te mueren todas o porque no tienes tiempo para la jardinería, entonces las plantas artificiales te ayudarán en el proceso de crear zonas verdes de fácil mantenimiento en tu hogar (solo tendrás que quitarles el polvo). Además, será muy del estilo de los 80, ¡pero también actual!

pixabay.com

Muebles grandes

Una de las tendencias que vuelven con fuerza es la entrada de muebles grandes con maderas macizas, Los sofás profundos eran populares en los años 80, y todavía no podemos tener suficiente porque nos siguen encantando. No solo son visualmente interesantes y le dan a tu espacio una sensación suave y hogareña, sino que también son súper cómodos. Los muebles grandes son un hermoso contraste con las elegantes y modernas piezas a las que estamos acostumbrados. Quizás ahora sea el momento de ir a lo grande.

Con estos consejos tendrás unas estancias muy ochenteras que sin duda, disfrutarás mirando al futuro pero con el corazón en el pasado.

5 formas de calentar el dormitorio mientras duermes sin encender la calefacción

Si estás buscando la manera de bajar el gasto de tu factura de la electricidad en épocas de frío, estás en el lugar adecuado. Vamos a explicarte algunas formas con las que puedes calentar tu dormitorio sin tener que encender la calefacción…

Porque por la noche puedes pasar frío y si enciendes la calefacción gastarás más dinero del que te gustaría cuando te llegue el recibo de la luz. De hecho, son demasiadas horas en las que estás en el mundo de los sueños y el contador de luz corre sin demora.

Algunas de estas soluciones no solo te ayudarán a calentar tu dormitorio mientras duermes, si no que, puedes calentar el resto de la casa si lo haces bien. Poniendo un poco de tu parte tendrás un hogar más cálido sin tener que pagar ni un euro más de la cuenta.

1. Ventanas y puertas bien selladas

Es fundamental que las puertas y las ventanas de tu hogar (todas ellas) estén bien selladas. De esta manera no entrará más frío de la cuenta ni saldrá el calor del interior de tu hogar hacia el exterior.

pixabay.com

Es necesario que siempre que llegue la época del frío, revises bien todas las ventanas y las puertas, para que no quede ni una sola grita por la que pueda entrar aire o frío. Para saberlo solo tienes que pasar la mano cuando haya viento.

También puedes poner una cerilla encendida y pasarla por delante y si el humo se mueve de manera anormal es probable que haya una grieta por donde se vaya el calor y entre el frío.

Si no puedes sellar las ventanas correctamente, no dudes en buscar grandes mantas y cubrirlas para evitar que el frío entre demasiado en tu estanciatambién puedes poner cortinas gruesas.

2. Ropa de cama caliente

¿De qué material están hechas tus sábanas? Sí, es posible que con un edredón nórdico te parezca más que suficiente, pero si pruebas las sábanas de coralina o sábanas de nieve, entonces nos agradecerás toda la vida que te lo hayamos dicho.

Si no conocías este material para la ropa de tu cama, tus noches frías ya no serán tan frías nunca más. Es un material que te mantiene caliente toda la noche, tanto es así, que solo necesitarás las colchas, un edredón por encima y dormirás muy calentito/a toda la noche.

pixabay.com

Las sábanas de coralina son mucho más resistentes, duraderas y cálidas que las de franela (que también están bien pero cuando se habla de frío de verdad, la coralina es la mejor opción). Si no nos crees, ¡haz la prueba!

Aunque eso sí, para los climas donde el frío sea bajo cero, entonces usa las sábanas de coralina y un buen nórdico que te caliente de manera extrema y que puedas dormir maravillosamente sin tener que encender la calefacción de tu dormitorio.

3. Calcetines gruesos y gorro para dormir

Dormir con los pies fríos es lo más molesto que hay cuando sientes cómo fuera hiela… por lo que tener unos calcetines calentitos es ideal para dormir bien. Pero si sentir el frío en la cabeza también te molesta, no dudes en usar un gorro que te ayude a tener la cabeza caliente.

El gorro puede ser de lana, y si te tapa las orejas mejor. De hecho, antiguamente, cuando no habían calefacciones en los hogares, el frío que hacía en los dormitorios obligaba a las personas a usar gorros para calentar sus cabezas, ¡pues es lo mismo!

Si no te gusta la lana, puedes escoger otro tipo de material que te aporte mayor confort mientras tienes la cabeza apoyada en la almohada, y disfruta de un sueño cálido y reparador.

4. La cama, mejor lejos de la ventana

Si tienes la cama demasiado cerca de tu ventana, entonces ha llegado el momento que la muevas de lugar. Pon la cama justo en la otra parte de la estancia para que de esta manera, puedas estar más lejos del frío que pueda entrar por las grietas.

Además, aunque tengas las ventanas bien selladas, el vidrio de la misma se puede enfriar considerablemente en las noches más gélidas, por lo que también podrían transmitirte frío apenas sin darte cuenta.

Si las paredes de tu casa no tienen un buen aislamiento y cuando las tocas están frías, ocurrirá lo mismo. Mejor aleja la cama de toda superficie que en la parte exterior esté en contacto directo con el frío.

5. Una alfombra gruesa y grande

Las alfombras pueden ser un recurso maravilloso para sentir que una estancia es más caliente, sobre todo en ligares donde el suelo es duro. Coloca una alfombra que sea gruesa durante los meses más fríos en mitad de la estancia y notarás cómo tu dormitorio estará mejor aislado del frío.

pixabay.com

Además, siempre que quieras salir de tu cama, si la alfombra está cerca, podrás sentir la calidez debajo de tus pies… y esto es, sin duda, una maravilla en mitad de una noche fría de invierno.

Cómo crear un ambiente relajante y fresco en tu casa

Pasar tiempo en casa debe ser algo placentero y agradable. Para ello, debemos tener el ambiente idóneo. Esto es fácil si tenemos en cuenta algunos pequeños detalles que nos ayuden a crear un ambiente relajante y fresco en casa.

Para crear este ambiente, podemos tener en cuenta varios aspectos:

  • Orden
  • Olores y fragancias
  • Iluminación
  • Música suave

1. Orden

Mantener el orden en casa es de suma importancia para poder estar relajados en la estancia. Para que el orden sea más sencillo, podemos apostar por los entornos minimalistas. Esto no significa tener pocas cosas; queda a criterio y necesidad de cada uno. Sin embargo, si es importante que las cosas tengan su lugar.

Para que sea un entorno relajante, lo más sencillo será que no haya pilas de cosas a la vista. Es decir, que el ambiente esté despejado. Por ejemplo, los arcones de ordenación, que tienen una gran capacidad donde guardar cantidad de objetos ocultándolos, aportan espacio al ambiente.

Por supuesto, hablamos de orden dando por supuesto que la estancia cumple los criterios mínimos de limpieza. No es posible que alguien se encuentre relajado en un ambiente sucio.

2. Olores y fragancias

Cuando nos hemos asegurado de tener un ambiente limpio y ordenado, es importante cómo y con qué lo perfumamos. Para mantener esa limpieza y aportar frescor al ambiente. Además, tener un olor en nuestro hogar hará asimilemos ese olor a nuestro lugar de seguridad, a un ambiente tranquilo en el que nos sentimos cómodos y bien. Es decir, podemos crear nuestro propio olor a hogar.

Encontramos dos opciones muy valiosas para nuestro hogar:

Ambos difusores de fragancia lo que hacen es destruir los malos olores existentes. Esto quiere decir que no cubren los malos olores, si no que los reemplazan y purifican el ambiente.

Aportan un toque extra de decoración además, ya que tiene diseños muy cuidados y elegantes.

Será importante aportar olores dulces para las fechas navideñas, que de esa forma se respire cobijo en el ambiente.

3. Iluminación

Es de suma importancia cuidar este punto. Puede que tengamos una estancia repleta de luz natural. Tanta que no sea necesario ningún aporte extra o que, incluso, para crear un ambiente más cálido y tranquilo, tengamos que bajar esta luz. No conseguiremos un ambiente relajado si no lo que tenemos que hacer es bajar la persiana para bajar la luz. Será necesario llegar a los matices de iluminación deseados con gasas u otro tipo de telas. Estas telas, además, pueden aportar tonos de color según la transparencia y la luz que se aplique.

En cualquier caso, es importante recordar la opción de una luz cálida frente a una luz blanca cuando hablamos de luz artificial. La luz cálida siempre aportará relajación y cercanía.

Es bueno tener lámparas de techo, pero también pequeñas lámparas creando la iluminación necesaria en el rincón preciso. Quizá una habitación en penumbra, excepto una luz hacia el lugar donde se dirige la atención sea una muy buena opción.

4. Música suave

Para dar el último toque de ambiente a una estancia, está la música. Que en ningún caso debería ser estridente ni a un volumen elevado. Una música suave o sonidos ambiente pueden ser el colofón final para crear un ambiente agradable y confortable.

10 esquemas de colores atrevidos para el dormitorio

Un esquema de color de alto contraste no tiene por qué ser chillón. Cuando utilizas los dos colores correctos en la paleta, el resultado es de lo más emocionante y puede quedar muy inspirador.

Para que sepas a que nos referimos y para que puedas encontrar la inspiración necesaria, no te pierdas estos esquemas de colores que te ofrecemos. Escoge el que más te guste porque es más que probable que tu dormitorio se renueve por completo, ¡y sin cambiar los muebles!

Rosa y marrón

El rosa a menudo se considera el color de una niña pequeña, pero combínalo con marrón chocolate y el ambiente va de inocente a elegante. No hay nada demasiado dulce o infantil en este tipo de habitación, especialmente con los toques de color que puedes añadir como el metal. El truco consiste en seleccionar un tono de rosa que no sea pastel ni demasiado brillante: el tono medio es el correcto.

Gris y turquesa

El gris plateado es sofisticado y discreto, pero combínalo con un turquesa brillante y, de repente, el estilo del dormitorio adquiere un toque especial. Observa lo fácil que es darle vida a un dormitorio neutro con color; todo lo que se necesitas son dos cojines de color turquesa y una manta para añadir un toque emocionante a esta habitación.

Naranja y verde

Una alegre habitación que parece casi tropical puede serlo gracias a la base amarilla tanto del naranja como del verde que puedes usar. Cuando decoras con dos colores secundarios obtienes buenos resultados, pero elegir tonos ligeramente apagados, como en un dormitorio como el citado, evita que la apariencia abrume el espacio.

Morado y azul

Fresca, serena y un poco de ingenio: esta paleta es tranquila, pero nada aburrida. Con una mezcla de lila, amatista, azul pálido y azul cobalto, el dormitorio tiene mucho interés sin ser demasiado estimulante o brillante. El efecto se acentúa al ceñirse en su mayoría a colores sólidos, acentuados por algunas impresiones pequeñas y discretas.

Fuente: pinterest

Mostaza y rojo vino

Hay un ambiente mediterráneo definido en este tipo de colores en una habitación, y eso es gracias a la paleta del Viejo Mundo de amarillo mostaza y rojo teñido de vino. Aunque esta combinación de colores no es ruidosa ni brillante, tampoco es tímida ni discreta. Si bien la paleta es especialmente apropiada para un dormitorio de temática toscana, también funciona bien con cualquier estilo de decoración tradicional y algo formal.

Aguamarina y negro

Hay un estilo casi retro en la paleta de esta habitación: negro, aguamarina y solo un toque de oro. Pero las líneas simples y elegantes de los muebles negros y la impresión contemporánea en la ropa de cama mantienen el estilo firmemente establecido en la actualidad, no pasa de moda en absoluto. Imagina cómo combinar el color de la pared con la ropa de cama hace que un pequeño dormitorio también parezca más grande.

Morado y Marrón

Elegante, sofisticada, contemporánea: una habitación podría ser un simple estudio en tonos neutros, pero puedes imaginar fácilmente un deslumbrante color púrpura amatista en las fundas y la colcha transforman la habitación de regular a sorprendente. Mantener el color brillante limitado a unos pocos acentos mantiene el estilo elegante, no estridente.

Fuente: archidea

Rosa y naranja

Es la combinación perfecta para el dormitorio de una niña, es cierto, pero el rosa y el naranja también son encantadores en un dormitorio femenino y adulto cuando los tonos elegidos son de intensidad media y el naranja es un tono puro, no amarillo-naranja o rojo-naranja. Observa cómo una habitación hace un excelente uso del patrón: varios diseños diferentes en la cama, pero todos deben ser similares en escala y se limitan a solo tres colores: blanco, naranja y rosa.

Naranja y azul

El naranja y el azul son colores complementarios, lo que significa que están directamente uno frente al otro en la rueda de colores. Cada vez que mezclas colores de gran contraste, el resultado es espectacular y emocionante. Para evitar que la apariencia sea demasiado estimulante en el dormitorio, usa el color como acento sobre un fondo de blanco, gris suave, bronceado o beige arena. Una habitación podría ser insípida, pero los toques de color de alto impacto añaden un factor sorpresa muy necesario.

Negro y verde

Imagina que hay un dormitorio que demuestra que no necesita un color brillante para crear una apariencia atrevida en esa estancia. El verde que se usa cuando se tiene un tono verde que se sentiría igualmente hogareño en un dormitorio campestre o mediterráneo. Pero combinado con un estilo negro y contemporáneo de los muebles y la colcha con estampado de cachemira actualizada, el aspecto es moderno, fuerte y sin embargo, te va a encantar igual. 

De todos estos esquemas de color, ¿con cuál te quedas? Seguro que te has inspirado lo suficiente para saber qué colores añadir a tu dormitorio.