Amalia Puga: “Me gusta diseñar para contar historias”

La diseñadora Amalia Puga nos sumerge en la historia de Entre redes, proyecto en el que participan las redeiras de A Guarda, (Galicia) y por el cual ha recibido el galardón de Oro de los Premios Medallas ADI 2020 que otorga la asociación Adi Fad y que recoge las propuestas de los Proyectos Finales de carrera de jóvenes diseñadores. En esta entrevista, Amalia Puga nos invita a conocer el inmenso encanto de la silla Bolina, pieza angular del proyecto.

La diseñadora Amalia Puga, 2021

ENTREVISTA

¿De dónde eres? ¿Qué relación tienes con A Guarda?

Yo nací en Vigo, y enseguida me mudé con mi familia al extranjero. Crecí y estudié en Canadá, Holanda, Madrid, y Barcelona, donde tuve la oportunidad de aprender rodeada de diferentes culturas. A pesar de haberme mudado a una ciudad grande desde una edad muy temprana, siempre me he sentido muy identificada con A Guarda, el pueblo de mis abuelos, por su tradición, cultura y por ser un lugar donde la vida ha estado siempre muy unida al mar.

¿Cómo fue tu infancia? ¿Cómo llegaste a estudiar diseño?

Ya desde pequeña siempre fue muy curiosa, y me encantaba todo lo que fuese crear, idear y trabajar con las manos. Me empecé a interesar mucho por el dibujo, el arte, la escritura…y poco a poco todo esto me llevó a estudiar a las personas más atentamente, y a concienciarme de muchos aspectos culturales y sociales, y esto fue lo que me inspiró a estudiar diseño.

Una vez empecé el Grado en Diseño en la escuela de Elisava en Barcelona, me di cuenta de que lo que más me llamaba era la experimentación con materiales, la combinación de técnicas nuevas con tradicionales, y la sostenibilidad. Así que decidí tomar este camino con mis proyectos. Y mientras, continué formándome por mi cuenta en diseño gráfico e ilustración.

Si tuviese que definir los tipos de productos que diseño, diría que me gusta crear piezas que conmuevan, que pongan en cuestión las convenciones, percepción y comportamiento de las personas. Sobre todo, me gusta diseñar para contar historias.

En la imagen, la silla Bolina, pieza clave del proyecto Entre redes.

¿Cómo surge la idea de Entre redes? ¿Qué buscas aportar con tu trabajo?

El proyecto Entre redes surge en A Guarda, un pueblo pesquero donde, a lo largo de la historia, el trabajo colaborativo entre mujeres ha sido esencial para el crecimiento económico del pueblo. Esto me hizo pensar en la importancia de los lazos sociales entre mujeres y cómo pueden llevar a un mayor empoderamiento femenino. En especial, las “redeiras”, dedicadas a la confección de redes de pesca, son un colectivo que están en riesgo de extinción actualmente por la falta de relevo generacional…para pasar su profesión a las nuevas generaciones, deben innovar y diversificarse a través de su tradición.

Con este proyecto, me cuestiono, ¿cómo puedo como diseñadora colaborar para ayudar a empoderar a un grupo de mujeres que luchan por el futuro de su profesión? ¿Y se pueden combinar la artesanía y el diseño para ayudar a mantener una tradición viva? Mi ilusión con Entre redes es incorporar a las “redeiras” de A Guarda en el proceso de creación de un producto, combinando la individualidad y valor de sus técnicas artesanales pesqueras con las posibilidades que ofrece el diseño y la innovación.

“La idea de diseñar un asiento partió de la silla de madera que llevan empleando las “redeiras” a lo largo de toda la historia, de respaldo amplio y baja estatura”

¿Cómo fue el proceso de diseño de Bolina?

Para introducirme en el mundo de esta artesanía, comencé investigando la evolución de la técnica. Por otro lado, visité a las redeiras de A Guarda, y estuve varias semanas viendo como trabajaban, conociendo mejor su historia y aprendiendo su tradición. La idea de diseñar un asiento partió de la silla de madera que llevan empleando las “redeiras” a lo largo de toda la historia, de respaldo amplio y baja estatura para permitir una mayor comodidad al trabajar con aparejos desde el suelo.

Bolina es un producto fabricado de forma completamente artesanal por las redeiras, aprovechando los restos de material de pesca que vuelven del mar. La estructura está compuesta por varias piezas de acero curvado, forradas por cuerdas de pesca, y unidas entre sí únicamente mediante nudos pesqueros. Esto permite crear una estructura fuerte y resistente, libre de adhesivos, que además refleja la historia de la técnica.

Bolina representa la magia del trabajo manual, de los objetos que esconden una historia, por la individualidad y emoción con las que están hechas. Incorpora a un colectivo de mujeres en riesgo de extinción y les ofrece una oportunidad de innovar a partir de sus conocimientos. Aporta una visión innovadora de las redes, aunque siempre manteniendo la identidad de la tradición.

Amalia Puga junto a las redeiras de A Guarda, Galicia

¿Qué es el diseño para ti? ¿Tienes referentes en tu trabajo?

En el ámbito del diseño industrial, yo creo que continuamente, se está produciendo más y más cosas. Hemos llegado a un punto en el que somos conscientes de que consumimos demasiado, y hay una creciente preocupación por ser más autosuficientes, buscar soluciones a nivel local y artesanal, y aprovechar los recursos existentes y las técnicas tradicionales.

En el proceso de ideación de Bolina, me inspiré en muchos proyectos que buscan darle una segunda vida a un material reciclado. Y de cierta forma, esto es algo que veo muy reflejado en los pueblos marineros, que siempre han tenido recursos limitados, y tienen una costumbre arraigada de aprovechar los materiales que tienen. Esto me ha inspirado a diseñar un producto que no sólo evoque visualmente el concepto de una red, sino que aproveche directamente los restos de cuerdas que les sobran a las “redeiras” de montar los aparejos.

¿Como fue la comunicación y el trabajo con las “redeiras”?

A la hora de desarrollar el producto, uno de los principales retos fue introducirme dentro del grupo de “redeiras” y hacerles visualizar el proyecto que tenía en mente. Acostumbradas a trabajar con aparejos de pesca a una escala menor, la idea de construir un volumen a partir de cuerda y acero les parecía un concepto complicado. Por ello, cada día les fui proponiendo pequeños experimentos con sus materiales, que les iban introduciendo en el proyecto. Y fue muy bonito ver como poco a poco más mujeres se iban interesando por participar, y empleaban sus conocimientos para aportar soluciones.

La diseñadora en proceso de trabajo

¿Sigues trabajando con las “redeiras? ¿Tienes algún proyecto nuevo en mente?

Después de gran esfuerzo, nos llenó de orgullo ver la repercusión que tuvo el proyecto de Entre redes. Hemos podido participar en varias ferias de diseño y sostenibilidad, entre ellas el evento “Crafts Now” en el Disseny Hub de Barcelona, y la feria “Maker Faire” en Nau Bostik.
Recientemente, Bolina recibió la Medalla Adi de Oro, otorgada por la Asociación de Diseño Adi-Fad, y el premio de “Un viaje entre Italia y España”, concurso organizado por la Embajada de Italia, para exponer el producto en la Feria de Milán.

Actualmente sigo colaborando con la Asociación de Redeiras de A Guarda, para dar visibilidad a su artesanía y ofrecerles una oportunidad para seguir creando a partir de su técnica. Ahora mismos estamos diseñando un nuevo producto fabricado a partir de material de pesca, en colaboración con una empresa de iluminación catalana, el cual estará disponible a la venta próximamente. Podéis seguirnos en Instagram a @amaliapuga.design y @redeiras.atalaia para informaros más sobre el proyecto y otras novedades.

La diseñadora en proceso de trabajo
Proceso de creación de Bolina, 2021
Bolina, diseño de Amalia Puga, 2021

La entrada Amalia Puga: “Me gusta diseñar para contar historias” se publicó primero en Interior Contraportada.