Calderas de condensación, descubre su eficiencia

La calefacción es el sistema más utilizado en la actualidad para proporcionar calor en los hogares durante los meses de frío. En estos sistemas de climatización, nos encontramos diferentes partes que actúan en todo el proceso, aunque la caldera es sin duda la más importante. Si la caldera falla, todo lo demás no funcionará, por lo que cuando eso ocurre, es primordial contactar con algún técnicos especialista en cambio de calderas para que podamos volver a disfrutar de todo el confort en nuestro hogar.

¿Cómo funciona una caldera?

La caldera es un elemento donde se produce calor al quemar algún combustible. Ese calor es transmitido al agua que circula por su interior y que luego, una vez se haya calentado, pasa hacia el circuito de radiadores, suelo radiante, etc. Ese calor que es transferido al agua, no solo se lleva a cabo por contacto directo entre la llama y el cuerpo de la caldera que contiene el agua, sino que también se produce un intercambio por radiación desde la llama a las paredes del hogar, además de otro por convección, ya que los humos producidos en la combustión, y que adquieren altas temperaturas, también se encargan de calentar las partes metálicas que son bañadas por el agua.

Tipos de calderas que nos podemos encontrar

En la actualidad nos podemos encontrar diferentes tipos de calderas, cada una de ellas con unas características diferentes. Veamos a continuación las más importantes.

Eléctricas

Las calderas eléctricas se han convertido en una alternativa válida a los modelos más convencionales de combustión de gas o gasoil. Funcionan de la misma forma que cualquier otra caldera, pero con la diferencia de que no es necesario utilizar ningún tipo de combustible para que caliente el agua. Una de sus ventajas es que no requiere de una salida de humos ya que no libera ningún tipo de gas a la atmósfera.

Biomasa

Desde hace algunos años, se vienen instalando calderas de biomasa donde utilizan pellets como combustible. El pellet no es más que material biodegradable prensado, de ahí que sea más respetuosa con el medio ambiente que otros tipos de caldera. Una de sus ventajas es que el precio del pellet es más bajo que el otros combustibles como el gasoil o el gas.

Gasoil

Como su nombre bien indica, se trata de calderas que utilizan el gasoil como combustible para calentar el agua. Debido a esto, es necesario disponer de un espacio donde instalar el depósito de gasoil. Suele ser un sistema muy utilizado en aquellas viviendas donde no llega la canalización del gas. Una de sus ventajas es que tienen un mantenimiento sencillo.

Condensación

Las calderas de condensación son un tipo de calderas de gas de alto rendimiento que están basadas en el aprovechamiento del calor latente de condensación que está presente en los humos de la combustión. Gracias a este tipo de calderas, es posible recuperar una importante parte del calor presente en los gases de combustión, limitando así las emisiones de los gases contaminantes.

Eficiencia de las calderas de condensación

Si comparamos las calderas de condensación con otro tipo de caldera, lo primero que nos llamará la atención es su mayor eficiencia debido a la tecnología que le permite recuperar gran parte del calor presente en los gases de combustión, un calor que es aprovechado para calentar el agua del circuito.

Entre sus principales ventajas nos podemos encontrar:

  1. Alta eficiencia energética. Como ya hemos comentado, su principal ventaja es su alta eficiencia debido a un mejor aprovechamiento del calor que produce.
  2. Ahorro en la factura de gas. Al ofrecer una mejor eficiencia energética, esto también se traduce en un menor consumo de gas, en torno a un 25-30% en comparación con una caldera tradicional.
  3. Reducción de las emisiones contaminantes. La recuperación de la energía de condensación permite a la caldera trabajar a bajas temperaturas, mejorando la eficiencia y limitando así las emisiones de gases contaminantes. Se estima que puede reducir hasta un 70% las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  4. Mejor regulación en función de la demanda. Estas calderas son capaces de adaptarse a la demanda de cualquier rango de funcionamiento del equipo.
  5. Más silenciosas. Las calderas de condensación están funcionando continuamente, lo que hará que no escuchemos el ruido de encendido ni de parada.

En el caso de estar buscando una caldera de condensación para vuestro hogar, deberéis saber que no todas las marcas son iguales. Entre las principales marcas de las calderas de condensación están Cointra, Vaillant, Junkers o Ferroli.

Claves para elegir el tipo de chimenea adecuada

¿Estás pensando en instalar una chimenea en casa? Si tienen dudas para escoger las más adecuada para tu hogar, a continuación te mostramos que existen opciones para todos los gustos y necesidades.

 Historia y evolución de la chimenea

 

Desde los orígenes de la cultura occidental los hogares han tenido una llama encendida en el centro de la casa. En los primeros periodos las chimeneas consistían en agujeros en el suelo donde se hacía fuego para calentarse. posteriormente se invento un sistema de parrilla que conseguía que el fuego durara más tiempo encendido.

La relación fuego y hogar has ido desapareciendo poco a poco ya que las necesidad de calor y luz han sido suplido por soluciones más sencillas y seguras. De todas manera el fuego sigue teniendo un efecto relajante e hipnótico en las personas.

Las chimeneas han ido evolucionando mucho en los últimos tiempos. De grandes dimensiones que generaban bastantes residuos y ocupan mucho espacio a modelos portátiles que se pueden control desde un ordenador o móvil.

Hoy en día una chimenea se ha convertido mas en un elemento decorativo y de diseño. Es un elemento que invita a la reunión creando una cálido y confortable.

Chimeneas de leña

Sin duda, se trata de la chimenea tradicional, la que más tiempo lleva con nosotros. Es una fuente de calor que no depende de la energía eléctrica, ya que solo necesita leña para dar calor. Se siguen instalando hoy en día, pero vez son menos habitual en las viviendas urbanas.
Entre las ventajas destacan:

  • Este tipo de chimenea son las que generan más calor.
  • Es un sistema de calefacción que has ido evolucionando para ofrecer mayor calidad, rendimiento y seguridad.
  • Además su combustible es económico y biodegradable.

Sin embargo tiene varios inconvenientes:

  • Genera bastantes residuos sobre todo cenizas.
  • Espacio para almacenar la leña.
  • Las temperatura es difícil de regular.
  • Es necesario una salida de humos.
  • El fuego necesita atención para mantenerlo vivo y para evitar accidentes.
  • Rendimiento energético bajo, ya que gran parte del calor se pierde por el tiro.
  • Requiere obra para instalar la chimenea.

  • Estos problemas se pueden solucionar con la colocación de puerta, reguladores de calor y de tiro. Actualmente la mayoría de las chimeneas de leña que se instalan son de tipo cassette.

Chimeneas de gas

Este tipo de chimenea está muy extendido en Europa pero en nuestro país siguen sido un poco desconocida.

Ventajas de las chimeneas de gas:

  • Su funcionamiento es tan sencillo con los fuegos de la cocinas y además se puede utilizar el mismo gas.
  • No generan residuos, ni humo ni olores, y ocupan poco espacio.
  • Son eficientes, se enciende rápidamente y son regulables.

Inconvenientes:

  • Su instalación necesita mano de obra cualificada.
  • Para poder instalarlas es necesario estar conectado a un suministro de gas (natural, propano, butano).
  • Son mas caras que una chimenea de leña y su combustible también.
  • Las llamas son simuladas y son siempre iguales. Existen modelos que llevan ventiladores para moverlas. Se pueden añadir leña de cerámica para darle mayor realismo.

Chimenea de bioetanol

Este tipo de chimenea junto con la de leña y la de gas es que tiene fuego real.

  • El bioetano es un combustible que se obtiene de las materias con hidratos de carbono, por lo que su combustión es limpia.
  • Su emisión no es perjudicial, por lo que no es necesario instalar un tiro.
  • Es una estupenda alternativa a las chimeneas de gas y leña ya que como ellas se producen llamas reales. Además tienen un buen rendimiento, ya que el calor generado se queda en la estancia y no se desperdicia por el tiro.
  • No requieren instalación. Se pueden colocar en cualquier parte, colgar en la pared, o sobre un mueble.

Chimeneas de pellet

Fuente: chimene aspivac

Las chimeneas de pellets generan un agradable confort térmico.

  • Los pelles son pequeñas piezas prensadas de serrín, es un combustible ecológico y eficiente energéticamente.
  • Producen una gran potencia de calor y los residuos son mínimos.
  • Algunos modelos llevan termostato y son programables.
  • Necesita una salida de humos y un punto de luz ya que necesita electricidad para encender la llama y dosificar los pellets.
  • Es más recomendable para espacios reducidos.

Chimeneas eléctricas

Una chimenea eléctrica sirven de apoyo para la calefacción, pero son falsas, imitan bien el fuego, la madera y las cenizas. ¿Sirve para calentarnos? si, pero en menor medida que una de los modelos anteriores. Puede llegar a calentar lo mismo que un radiador eléctrico. Un anécdota curiosa es que se pueden disfrutar de la animación sin encender la calefacción.

Una de las principales ventajas de este tipo de chimeneas es que son 100% seguras. Al no tener llamas no genera residuos, ni necesita combustible ni mantenimiento. Al ir conectada a la red eléctrica y si se implanta un sistema domótico en casa, se puede manejar desde un ordenador, móvil…

Chimenea virtual en tu televisión para relajarte

Otra opción con algo menos de calor pero que puede mejorar el ambiente de tu hogar es utilizar un vídeo virtual de una chiminea en tu salón con tu televisión.

¿Qué te ha parecido esta guía de los diferentes tipos de chimeneas que se pueden encontrar en el mercado? Espero que te haya servido de ayuda para escoger la mas adecuada para tu hogar.

Cómo lograr calidez en el hogar

Se acerca la estación más fría del año, y esto siempre requiere una adaptación de nuestra parte, ya sea en nuestros hábitos diarios, en nuestra vestimenta, o claro, en nuestro hogar. Buscamos adaptarlo para que sea lo más acogedor posible durante el frío del invierno. Descubre aquí cómo lograr calidez en el hogar.

Recurrir a la ayuda de los textiles

Para esta finalidad, los textiles serán de una ayuda fundamental. Sin lugar a dudas las frazadas, cojines, pie de cama, alfombras, mantas para el sofá, cortinas, todos los textiles que componen a la casa y sus accesorios, ayudarán a lograr calidez en el hogar.

Los textiles tejidos, de lana, de terciopelo, o imitaciones de piel, justamente son texturas que acentúan la sensación de calidez en el hogar. Muchos prefieren los colores crudos y neutros como el blanco roto o gris perla.

Otros prefieren ponerle un poco más de color al invierno, eso sí, para no desentonar, procura recurrir a colores más bien pasteles y claros, no tan estridentes, tonos tierra y también los clásicos más oscuros como el terracota, verde musgo o azul prusia, no fallan.

Para lograr calidez en el hogar, es importante una buena iluminación

Así es, un lugar oscuro, lúgubre, evocará frialdad y nada estará más alejado que a un hogar cálido. Para lograr este cometido deberás procurar iluminar bien tu hogar. Si el mismo no cuenta con una buena iluminación natural, hazte de algunos trucos como mantener las paredes blancas, o recurrir a algunos espejos.

Para la noche, la forma en que trabajamos nuestra iluminación artificial también es fundamental. Una luz directa desde el techo parece ser lo más convencional pero no siempre es lo más apropiado.

Asegúrate de armar un espacio con velas, luces navideñas, guirnaldas de focos que cuelguen por las paredes o el techo, lámparas, y de esta forma conseguirás una cálida iluminación en tu hogar que hará que se sienta muy reconfortante estar allí.

Qué calefacción usar

La calefacción obviamente también es un punto a tener en cuenta si queremos generar calor en el hogar. Podemos recurrir a los clásicos radiadores o estufas si es que nuestro hogar no cuenta con un sistema de calefacción instalado.

No obstante, siempre es bueno complementar la decoración con una flamante chimenea. Que más cálido en el invierno que asomarse al calor de una chimenea sobre una alfombra y poder disfrutar allí la comodidad de tu hogar.

Puedes elegir entre las más convencionales, o también existen las chimeneas eléctricas hoy en día muy utilizadas. El fuego no solamente es una importantísima fuente de calor, sino que además visualmente es un elemento que por sí sólo ayuda a lograr calidez en el hogar de forma natural, difícil de apagar.

Estufas y cocinas de leña, calor de hogar

Fuente: Pixabay

Estufas y cocinas de leñas son una solución fantástica para casas de campo, pero también para viviendas urbanas, ya que se adaptan a la perfección a decoraciones contemporáneas. Estos aparatos lo impregnan todo con su olor a madera y además resultan ser un sistema de calefacción natural y “sostenible”.

Desde el punto de vista estético son muy atractivas, con un diseño vintage que recuerda los bellos modelos antiguos, aunque hay diseños de líneas muy modernas. Se fabrican en hierro fundido y en acero.

Instalación de estufas y cocinas de leña

Fuente: Ludlow stoves

La instalación de estufas y cocinas de leña no es complicada, aunque resulta recomendable que la lleve a cabo un instalador autorizado. Es fundamental en ambos casos que el espacio donde se vaya a colocar esté bien ventilado y disponga de una salida de humos al exterior lo más recta posible. Es decir, que la tubería de evacuación a la calle no forme codos de 90º, para facilitar al máximo correcto funcionamiento.

Funcionan también de forma similar a como lo hacían antiguamente, aunque la tecnología  las ha convertido en aparatos mucho más seguros y eficaces. El hogar, que es donde se coloca la leña para su combustión, está cerrado con una puerta de cristal que permite ver el crepitar de las llamas y toda su magia. En el caso de las cocinas de leña, la superficie sobre la que se cocina suele estar fabricada de chapa o de vitrocerámica.

Material de fabricación: hierro o acero

Estufas y cocinas de leña suelen estar fabricadas, como antiguamente, en hierro fundido, un material resistente y duradero que tarda en calentarse pero mantiene y emite ese calor durante mucho más tiempo (inercia térmica), incluso cuando los aparatos han sido apagados.

También pueden ser de acero. Los aparatos fabricados en este material son más ligeros y funcionan al contrario que los de hierro, es decir, se calientan antes y se enfrían también antes. Además, este tipo de estufas suele llevar el hogar reforzado con un material refractario para mejorar su capacidad térmica.

Por último, las estufas de leña de hierro fundido calientan por radiación directa, de forma mucho más intensa, mientras que las de acero lo hacen por convención. ¿Qué quiere decir esto? De manera resumida: el aire frío que entra en la estufa es calentado en el interior y emitido ya caliente al exterior.

Por último están las estufas de doble combustión. Los modelos dotados con esta tecnología son muy seguros y ofrecen un alto rendimiento (usan también los gases generados en una segunda combustión en una segunda cámara) antes de salir por el tubo al exterior. Por eso las emisiones de gases y residuos son menores.

Según su potencia, así calientan

Fuente: Ludlow stoves

Las estufas y cocinas de leña calientan más o menos dependiendo de su potencia (aunque, como ya hemos aclarado, las segundas no están concebidas para esa función). Pero también intervienen otros factores que refuerzan el poder térmico de estos aparatos, como el buen aislamiento de la vivienda. No es lo mismo calentar una casa bien aislada que una que no lo está. A modo de ejemplo y solo de ejemplo, para espacios muy bien aislados basta con 0,6 kW (kilovatio) por m²: la potencia de la estufa será de 6 kW.

También depende del tipo de madera que se queme. Para las estufas y cocinas de leña, lo mejor es emplear madera de roble. El haya y el fresno van asimismo bien, no así las coníferas (pino, por ejemplo), que es mejor evitarlas. Y otra cosa, los leños no deben presentan un alto grado de humedad.

Y también cocinas de leña… guisos con sabor a madera

Fuente: Pixabay

Además de las estufas, también puedes encontrar cocinas cuya fuente de energía es la leña, y están pensadas específicamente para cocinar… aunque es cierto que caldean el lugar donde se instalan. Hay que dejar claro que estufas y cocinas de leña tienen funciones diferentes, aunque a veces las estufas vayan provistas de una bandeja en la que se puedan calentar platos sencillos y las cocinas puedan ofrecer una prestación calefactora.

Estas cocinas aportan un sabor muy especial a los alimentos. Un toque delicioso, al que acompaña también el olor a madera que los impregna por completo. Los asados y platos de carne no tienen igual elaborados en una cocina de este tipo.

Fuente: Pixabay

Las estufas y cocinas de leña tienen tanto éxito porque su principal ventaja es que dan un calor y sabor muy auténticos. Y las llamas a la vista producen calma, relajación y belleza… Son el complemento perfecto para otros sistemas de calefacción. Por todo ello son una buena elección para calentar casas de campo, pero también de ciudad.

Únicamente hay que observar las precauciones necesarias a la hora de su instalación y uso –distancia suficiente respecto a muebles, cortinas y todo tipo de elementos que pudieran quemarse.-, protección para niños y mascotas y una imprescindible salida de humos, con tubos de calidad y revisión técnica por parte de un profesional. Solo queda disfrutar del calor de hogar que ofrecen estufas y cocinas de leña.