UNA CASA DE VERANO EN MARTHA’S VINEYARD

La fabulosa casa de verano de Sir Evelyn y Lynn Forester de Rothschild está situada en Martha’s Vineyard. Es una casa de familia discreta, aunque enorme, construida por el arquitecto Hugh Weisman y decorada por el diseñador neoyorkino Mark Cunnigham. En el diseño de interiores se utilizó una mezcla elegante y muy acertada de piezas de anticuario, materiales recuperados, muebles tapizados y obras de arte contemporáneo. 

Imágenes vía Mark Cunnigham y AD

UNA CASA LLENA DE FLORES


Cathy Graham, ilustradora y diseñadora floral experta en planificación de eventos, abre las puertas de su vivienda en Nantucket para la revista Veranda. En ella podemos apreciar su amor por las flores y el uso que de ellas hace para crear pinceladas de color en cada rincón:  desde la fachada con las rosas trepadoras hasta la exquisitez de sus mesas decoradas con distintos tipos de flor y frutas de temporada. Una verdadera delicia para los sentidos.

Fotografías: Quentin Bacon para Veranda vía

UNA CASA DE PLAYA EN COMPORTA

Esta casa en Comporta, una de la playas más espectaculares de Portugal, fue en origen una vivienda de pescadores y es hoy, tras una minuciosa y cuidada rehabilitación, un idílico refugio de vacaciones y fin de semana. La pequeñas y estrechas habitaciones se modificaron para dar paso a una estructura más actual, con menos espacios pero más amplios y luminosos. Además la vivienda se completó con dos espacios exteriores cubiertos con materiales naturales que se mezclan perfectamente con el paisaje y parecen haber estado siempre ahí. Paredes y vigas blancas, materiales sencillos y asequibles y una buena dosis de piezas muy representativas de diseño contemporáneo, proporcionan a todo el conjunto una sensación elegante, refinada y muy cálida.

Imágenes: Nicolas Mathéus vía Côté Maison

UNA CASA PEQUEÑA FRENTE AL MAR


Emil Humbert y Christophe Poyet, propietarios del estudio de arquitectura Humbert & Poyet con sede en Mónacose enfrentaron a la renovación de una pequeña cabaña de playa situada en la Riviera italiana entre Bordighera y San Remo.  Pequeña, casi diminuta, supuso un gran reto para ambos profesionales que buscaron inspiración en los interiores de un barco para encontrar soluciones capaces de optimizar el espacio. En la decoración, el blanco absoluto ofrece un fondo neutro y luminoso en el que destacan los detalles en dorado que añaden un aire refinado al conjunto.
A pesar de todo, se las arreglaron para encontrar espacio suficiente para un piano en la terraza (con vistan increíbles sobre el Mediterráneo) y una vieja estufa de leña en la cocina…..


Imágenes vía AD