La casa de vacaciones que se hizo desde cero y sin arquitecto

Los que la ven, dicen que parece que haya estado ahí toda la vida, al final de una carretera polvorienta de la Sierra de la Laguna de México. Un oasis de paz y tranquilidad construido por Alex Boudreau, una diseñadora americana que decidió comprar un terreno frente al mar. El mismo del que disfrutó en su infancia y juventud. La casa, o mejor dicho este paraíso familiar, tiene capacidad para 8 sobrinas y sobrinos, y todo lo que se puede esperar de la casa de vacaciones perfecta. Al menos, a mi me lo parece. A ver a qué os sabe a vosotros. 
FOTOGRAFÍA DE SKYE PARROTT
FOTOGRAFÍA DE SKYE PARROTT

Cuentan que antes de construirla se reunieron con varios arquitectos pero ninguno era capaz de captar la idea que querían. 
Tenía que ser un lugar en el que sentirse todos a gusto, con una cocina amplia en la que hacer planes por la mañana, una terraza para tomar café al sol, espacio para todos, y por supuesto, un lugar en el que recogerse juntos al final del día para compartir experiencias, risas y aventuras. 
Y todo desde Nueva York, con la inestimable ayuda de los abuelos supervisando en el terreno el avance de las obras, y todo el follón que supone construir una casa así. 
Para su dueña era básico tener en cuenta las horas del sol, la exposición durante el día de las diferentes zonas y por supuesto, los materiales con los que se haría. 

Bioconstrucción lo llaman ¿Te suena? ¿Os oído antes algo sobre esto? No tiene más misterio que construir con sentido común, usando materiales y por supuesto, mano de obra autóctona
Para que pareciera que la casa estaba ahí ¡toda la vida! hacía falta contar con las manos de los artesanos del vecindario y todo tipo de materiales regionales: madera de palo verde, ladrillos de arcilla…
 ¿No te recuerda a la casa a las haciendas de México? Paredes de piedra laja blanca, escaleras de hierro onduladas (hechas por trabajadores metalúrgicos locales), terracota en el suelo imitando el paisaje desértico de Baja California. Más abajo te dejo un link para que puedas ver mucho más… Te aseguro que merece la pena. 

FOTOGRAFÍA DE SKYE PARROTT

FOTOGRAFÍA DE SKYE PARROTT

FOTOGRAFÍA DE SKYE PARROTT

En esta casa hay mil rincones para que jueguen los niños, colchonetas en las que acurrucarse a hacer la siesta, estanterías con libros, vajillas expuestas, baños donde mimarse y dejar pasar las horas… Desde luego un lugar del que enamorarse y sacar ideas de todos los rincones. Para mi es magia, algo de verdad entre mucha casa de revista. Y eso de vez en cuando sienta tan bien. 

*Todas las fotos que aparecen en este post son cortesía de DOMINO, puedes pasar por este link para ver algunas más que te estoy segura de que van a enamorar. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: 
¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto! 
      Maribel ♡

La decoración de una casa que vive en «modo vacaciones» eternamente (con estupendos DIYs)

Superado ya el trauma de que se puede vivir sin tener (o disfrutar) de las vacaciones, todos deberíamos asumir la enseñanza de que en la medida de lo posible deberíamos vivir en una casa en la que se pudiera disfruta igual que si uno estuviera eternamente de vacaciones. La casa de hoy se enclava en la naturaleza, cerca de un pueblo y relativamente  próxima a la ciudad o la playa. Con dos habitaciones, baño, cocina y salón abiertos, su originalidad es que toda la superficie está situada bajo tierra. ¡Mira qué barbaridad de bonita! 

Desde el exterior se accede por unas grandes puertas ovaladas a la zona del comedor, el salón y la cocina. Situándose las habitaciones detrás, por las que se accede a través de un pequeño patio. ¿Y qué tienen de original? Pues que al situarse bajo tierra cuentan con un fantástico aislamiento natural (ríete tú de todos los inventos modernos del mundo para climatizar una casa). 

La estructura atípica de la casa nos regala fotos maravillosas: vemos como paredes y techos adoptan una forma redondeada peculiar. Y unas originales puertas pintadas de azul. 

Un ario de 4 metros lleno de plantas es el responsable de dotar de luz natural a la propiedad desde el centro. 

El mobiliario de la casa, básico y artesanal, combina muchas piezas locales con objetos heredados o hechos a mano. 

La encimera de cemento de la cocina o la librería, tuvieron que hacerse a medida para adaptarse a la forma irregularmente perfecta de esta casa. Aquí no hay cafetera eléctrica, ni tostadora o horno. La energía como no podía ser de otra forma es ¡solar! 
Fíjate en las cajas de fruta que se reparten por la casa o el tambor de la lavadora reinventado como lavabo en el baño o lámpara en el salón. ¡Es una idea súper original! He visto otras veces ideas para reciclar el tambor de la lavadora, pero la del lavabo es la primera vez. 

Y para terminar, fíjate en la paz que transmite ese patio, las hamacas, o la puesta de sol. Barbacoa un día cualquiera, una siesta en invierno al sol, salir de noche a mirar las estrellas envuelto en una manta… ¿De verdad será posible sentir que uno vive casi de vacaciones viviendo en una casa como ésta? 

*Puedes ver más fotografías de la casa en Airbnb ¡está casa está en Cataluña y se alquila! 
ARTÍCULOS RELACIONADOS: 
¡Únete a mi canal de TELEGRAM para no perderte nada!  ¡Hasta pronto! 
      Maribel ♡