Alfombras de sisal: cómo limpiarlas correctamente

Si te gustan las alfombras de sisal para tu hogar tendrás que saber cómo limpiarlas correctamente. Son un complemento perfecto para aportar naturaleza a tu espacio y que además sea con este producto que duran mucho y son muy versátiles. Estas alfombras se crean a partir de las hojas de un cactus que se conoce como Agave Sisalana procedente de América Central, África y Brasil.

Las alfombras de sisal son una excelente opción para cualquier estancia de tu hogar. Son suaves aunque para ir descalzo igual sientes cierta rugosidad. Al ser tan duraderas son ideales para estancias con mucho tráfico y movimiento.

Se pueden manchar, sobre todo si tienes mascotas o niños pequeños en casa, por lo que saber cómo limpiarlas es fundamental para tenerlas siempre en las mejores condiciones posible. No pierdas detalle porque te vamos a decir cómo limpiarlas y que las mantengas como el primer día durante mucho tiempo.

ikea.com

Olvídate del agua

Seguro que piensas que el agua y el jabón lo limpian todo… Sin embargo, cuando se trata de una alfombra de sisal, es posible que quieras omitir algunas de las opciones de limpieza habituales. La suciedad no se adhiere fácilmente a las fibras más duras de una alfombra de sisal; en cambio, tiende a descansar sobre el tejido. Desafortunadamente, sus fibras más naturales no siempre funcionan bien cuando se exponen al agua.

Se puede aplicar una ligera humectación ocasional con spray, un paño limpio, cepillo húmedo o cualquier otro método que no sature la alfombra. De hecho, esto puede ayudar a fortalecer la fibra natural y mejorar sus cualidades de uso. Puede ayudar a eliminar las pequeñas burbujas o la flojedad, ya que la alfombra se tensará ligeramente a medida que se seque. Sin embargo, se debe evitar el uso de mucha agua.

También debes mantener tu alfombra de sisal fuera de lugares que puedan estar expuestos al exceso de humedad, como la puerta de entrada.

No las friegues

Igual que hemos dicho que el agua, cuanto menos mejor… lo mismo ocurre con el fregado. Cuando limpies tu alfombra de sisal para eliminar cualquier derrame, presiona firmemente y seca la mancha con un papel o una toalla de tela limpia y seca.

NO frotes el área afectada. Tienes que asegurarte de trabajar desde el exterior del derrame hacia adentro para ayudar a evitar que se propague. Si intentas restregar fuertemente el derrame, es posible que el líquido penetre más profundamente en las fibras y termines con una mancha permanente.

ikea.com

Limpia los derrámense inmediatamente

Como ocurre con la mayoría de los derrames domésticos, el tiempo es fundamental para limpiar la alfombra de sisal. Tan pronto como notes un derrame o una mancha en tu alfombra, debes limpiarla lo antes posible. Si resulta ser un derrame sólido o un accidente de tu mascota (pipí, caca o vómito), tienes que limpiarlo inmediatamente con un cuchillo sin filo o una lima de uñas antes de limpiarlo.

La limpieza mejor en seco

Dado que la alfombra de sisal y el agua generalmente no se mezclan, si estás buscando hacer una limpieza más completa de tu alfombra, tienes que asegurarla de llevarla a la tintorería. Nunca es una buena idea intentar la limpieza con vapor, geles o cualquier otro método que pueda incluir agua, ya que las fibras de una alfombra de sisal no pueden soportar ningún tipo de saturación.

Jabón suave y vinagre

Por supuesto, siempre debes comprobar las instrucciones de limpieza que vienen con tu alfombra, pero si eso no ha funcionado, puedes optar por una solución casera de jabón suave o incluso vinagre blanco .

Después de secar la mayor cantidad de suciedad posible con una toalla de papel o un paño seco, comienza con una parte de jabón o vinagre por una parte de agua y seca suavemente con la mezcla de limpieza. Solo asegúrate de no saturar demasiado la alfombra y evita extender la mancha. Luego seca rápidamente el área con un secador de pelo o un ventilador.

Mantenimiento de la alfombra de sisal

Si has invertido tu dinero en una alfombra de sisal particularmente grande, llevarla a la tintorería o llevarla afuera para airearla podría no ser una opción viable. Entonces, en ese caso, tienes que asegurarte de tener especial cuidado para mantener y proteger tu alfombra todo el tiempo.

ikea.com

Las alfombras de sisal se pueden mantener fácilmente aspirándola completamente una o dos veces por semana. Esto ayudará a mantener tu alfombra como nueva y a mantenerla limpia y fresca.

Cualquier suciedad visible o suelta debe aspirarse, pero tienes que asegurarte de omitir la barra batidora, que puede desgastar las fibras y envejecer la alfombra más rápido. Además, trata de aspirar la alfombra desde diferentes direcciones y siempre haga varias pasadas sobre el área.

Con estos consejos tendrás una alfombra de sisal en buen estado por mucho tiempo, ¡te encantará disfrutar de ella como nueva siempre!

Consejos para cuidar las plantas de interior en invierno

Las plantas de interior necesitan más cuidados en invierno, ya que la calefacción y la humedad les afectan especialmente. A continuación te mostramos una serie de consejos para que tus plantas se mantengan sanas y fuertes durante los meses más fríos del año.

Protege las plantas de interior de la calefacción

Fuente: paperboogie

En los meses de invierno hay que proteger a las plantas de interior de la calefacción y de la humedad, ambos factores son muy dañinos para ellas. La calefacción aumenta la temperatura en exceso y reseca el ambiente.

Fuente: pinterest

Para proteger las plantas aléjalas de las fuentes de calor (radiadores, estufas, calefactores), baja el termostato a una temperatura estándar y que no supere los 21 grados. Para humedecer el ambiente puedes colocar recipientes con agua al lado de los radiadores y pulverizar las hojas de las plantas.

Cuida las plantas mediante el riego

Fuente: pinterest

En Invierno hay que controlar el riego en las plantas de interior igual que en los meses de verano, pero hay que tener más cuidado. Hay que espaciar los riegos dependiendo de cada tipo de planta. Es importante que la tierra esté húmeda, pero no en exceso porque podría conllevar la putrefacción de las raíces o la aparición de hongos. Para evitar que el agua se acumule las macetas deben contar con agujeros de drenaje en la parte inferior.

Si aparecen hongos se puede solucionar añadiendo canela en polvo, que es un fungicida natural muy fácil de obtener. Bastará con una pequeña cantidad en la tierra o en las zonas afectadas, Si aparecen en las hojas, puedes pulverizarlas con una mezcla de cucharada de bicarbonato de sodio y un litro de agua.

La ubicación adecuada

Fuente: pinterest

Un factor importante es las horas de luz que reciben las plantas de interior durante el invierno. Por eso es recomendable situarlas cerca de las ventanas para que obtengan la mayor luz natural posible. Hay que evitar colocar las plantas cerca de los radiadores que lo general se suelen colocar cerca de las ventanas, ya que constituyen los principales puntos de fuga del calor.

Fuente: pinterest

Es recomendable no cambiar las plantas de sitio a menudo, porque podrías llegar a estresarlas. Lo mejor es encontrar un sitio cerca de una fuente de luz, lejos de radiadores y dejarlas de manera permanente. Necesitan luminosidad suficiente para poder realizar su función más importante la fotosíntesis. Deberán encontrarse lejos de corrientes de aire.

Fuente: pinterest

Hay que tener en cuenta que cada especie necesita una serie de cuidados específicos. Algunas plantas necesitan más riego o luz que otras, por lo que es fundamental adaptar los cuidados a cada planta. De esta manera te aseguraras de que tus plantas estén bien cuidadas.

Limpia las hojas de las plantas

Fuente: jardinesenflor

Las hojas de las plantas de interior se ensucian y cogen polvo. Con un paño húmedo puedes limpiarlas con cuidado. Es recomendable hacer una limpieza dos veces al mes para que las plantas respiren mejor y facilitar el proceso de la fotosíntesis.

Controlar las plagas

Fuente: pinterest

Las plagas en las plantas de interior suelen padecerlas sobre todo en verano. Sin embargo, existen dos insectos la araña roja y la cochinilla que proliferan en invierno. Esto se debe al ambiente caliente y seco de los espacios interiores. Es importante comprobar el estado de las hojas de las plantas y un insecticida polivalente será el mejor aliado para ambas plagas.

Plantas de interior que son sencillas de cuidar

Fuente: pinterest

Existen algunas plantas de interior que son sencillas de cuidar y darán un toque de frescura y vida a la decoración de la casa.

Crasa. Esta planta se parece al cactus, pero no tienen espinas. Necesitan un riego moderado cada 10 días, aunque la mejor manera de comprobarlo es mirar si la tierra esta secas. Se adaptan bien a cualquier ambiente, y podrás colocarlas en cualquier estancia de la casa, salón, dormitorio, baño, cocina.

Cactus. Necesitan mucha luz solar aunque es preferible que no sea una exposición directa. Se adaptan bien a cualquier espacio de la casa. En cuanto al riego en invierno será cada dos semanas y en verano cada siete días.

Fuente: pinterest

Cinta y poto. Son plantas resistentes y frondosas. Las cintas son llamadas también lazos de amor o malamadres, son perfectas para colgar en un rincón luminoso. El riego durante el invierno hay realizarlos cada 2 semanas y en verán cada dos o tres días según la cantidad de luz solar que reciban.

Helecho. Es una planta que al principio necesita muchos cuidados, pero si se adapta bien crecerá muy bien. Necesita humedad constante y evitar la exposición directa de la luz solar, pero si luz natural suave.

Aloe vera. Planta muy resistente que no necesita muchos cuidados, riego moderado, cada diez días. Si la trasplantas a una maceta más grande cada cierto tiempo, conseguirá que se desarrolle más.

¿Qué te han parecido estos conejos para cuidar tus plantas de interior en invierno? Esperamos que te sirvan de ayuda para que tus plantas crezcan sanas y fuertes.

Cómo combinar los textiles del dormitorio

Los textiles sirven para vestir el hogar, frase que ya habrás escuchado con anterioridad, y tiene muchísimo de cierta. Si no utilizamos textiles la sensación de que falta algo en el hogar se siente, como si estuviese desnudo. Pero también es importante combinar correctamente. Por eso veamos ahora cómo combinar los textiles del dormitorio, y hacerlo con estilo.

Lo primero a tener en cuenta es que si prefieres los textiles con estampados o colores vivos, entonces lo ideal es que la base de tu habitación sea de un color neutro.

Si la base es blanca, o de algún otro color lo suficientemente sobrio, entonces podrás darte la libertad de utilizar estampados en tus textiles, desde líneas geométricas, a colores vibrantes, diseños florales, etc.

Esta lógica de una base neutra también aplica en la cama o el sofá. Si eliges una base lisa y sutil para la cama o el sofá, entonces arriba podrás combinar con unas sábanas estampadas. En el sofá podrás jugar con los cojines, los cuales pueden tener el mismo estampado que las cortinas, y de esta forma ya estarás combinando dos textiles de tu dormitorio.

En cuanto a las texturas, también puedes permitirte combinar varias texturas entre sí, pero teniendo en cuenta que entre sí respeten una misma gama de colores. Se puede tomar un solo color y variar sus tonalidades.

Como verás, lo importante a tener en cuenta al momento de combinar los textiles del dormitorio, es permitirse jugar y combinar, pero siempre con un factor denominador común que una a los textiles entre sí, y tratando de mantener una coherencia.

No se trata simplemente de combinar diferentes estilos al azar, sino tener en cuenta también la sutileza. De esta forma obtendrás resultados estupendos.

Esta unificación de estilos pasa mucho por el color, el secreto está en respetar una misma gama de color, o jugar con los colores complementarios pero de forma sutil, sin exagerar de este recurso.

Recuerda que una base blanca te permitirá poder hacer un mayor uso de este recurso, pudiendo hacer combinaciones como un cian o turquesa junto con un naranja o un durazno, colores que se complementan perfectamente bien en las dosis justas. Por ejemplo, puedes escoger utilizar esta combinación sólo en los cojines tanto de la cama como del sofá, o sólo en el edredón.

Una alfombra puede ser otro detalle que forma parte del mundo de los textiles, que junto con la ropa de cama puede ser un punto de atención del dormitorio.

Recuerda que además de combinar entre sí, los textiles deben ir a tono con el estilo de la habitación en general.

Las posibilidades a la hora de combinar son muchas, lo importante siempre es que respetes tu gusto personal, te manejes de manera intuitiva, y sigas estos consejos que te acabamos de dar para combinar los textiles del dormitorio con éxito.

¿Plantas reales o artificiales? ¡Toma la decisión correcta!

Quizá cuando vas a visitar a algún familiar que tiene plantas en su hogar te gustan mucho, y quieres tenerlas en tu casa también. Pero claro, es cuando te entra el dilema: ¿plantas reales o artificiales?  En realidad, esta decisión solo debes tomarla tú, ya que si son reales tendrás que cuidarlas para que no se mueran y si son artificiales, solo tendrás que limpiarles el polvo.

Claro está que no son lo mismo, pero ambas te darán una buena sensación de estar cerca de la naturaleza. En la actualidad hay plantas artificiales que están muy conseguidas y que te permitirán disfrutar de ellas siempre que las tengas en buena estado. Son ideales para personas con poco tiempo o que se les suele morir las plantas reales.

Por otra partem las plantas reales son ideales para aquellas personas que les gusta la jardinería y sobre todo, que tienen tiempo para ocuparse de las plantas. Es que en realidad, ambos tipos de plantas (las reales y las artificiales) tienen sus pros y sus contras.

Es importante tener todo esto en cuenta a la hora de escoger un tipo de plantas para poder decorar tu casa. En caso de que no lo tengas claro podrías equivocarte en la decisión, ¡y es mejor que aciertes para estar a gusto en tu hogar con las plantas que decidas tener!

Plantas artificiales vs plantas reales

Elige con cuidado, usar plantar reales no es lo mismo que usar plantar artificiales.

Las plantas reales son muy bonitas pero requieren un cuidado especial. Por otro lado, las plantas artificiales no requieren tanto mantenimiento, pero les faltará esa magia natural que tienen las que sí respiran. Las personas suelen preguntarse muy a menudo qué plantas pueden ser mejor opciones, por eso, es buena opción que puedas valorar los pros y los contras de cada una de ellas. Te resultará útil y te ayudará a elegir mejor.

Plantas artificiales

Las plantas artificiales, como te hemos avanzado más arriba, son plantas que pueden parecer muy reales y que están hechas con materiales para que así sea. Son una opción muy adecuada para las personas que no pasan mucho tiempo en casa, que viajan a menudo… porque no requieren riego, ni macetas, ni que las cambies de sitio por el tema solar, ni que las podes…

Pero claro, esto no significa que no necesiten ningún mantenimiento… de hecho, sí necesitan varios:

  • Quitarles el polvo de las hojas y los pétalos
  • Limpiar con toallitas húmedas
  • Usar aspiradora o trapo seco

Es cierto, que en las plantas artificiales puedes encontrar algunos tipos que tenerlos en casa como planta real sería mucho más complicado (por ejemplo las orquídeas).

Si no sabes escoger entre una opción u otra, recuerda que las artificiales no aportarán calidez a tu hogar, es decir, te harán sentir esa sensación verde de tener plantas, pero no sentirás el frescor natural que te ofrecen las naturales.

Además, las plantas artificiales pueden ser incluso tóxicas e inflamables, y por lo tanto, peligrosas. Pero por otra parte, también debes tener paciencia para cuidar bien de las plantas reales… ¡y las artificiales no te darán problemas de bichos!

Plantas reales

Aunque las plantas artificiales estén muy bien conseguidas, no podemos obviar que las plantas que son reales siempre deslumbrarán más que cualquier planta artificial. Las plantas reales son seres vivos que se transforman, que purifican el aire, que te aportan color y vitalidad en el hogar.

Son ornamentales, medicinales, maravillosas… E incluso las hay que te regalan hojas comestibles o frutas. Aunque es cierto que tienes que cuidarlas a menudo, también te regalan toda su belleza real.

Los cuidados

Como te hemos comentado, las plantas artificiales tienen un cuidado que requieren únicamente el mantenimiento del material del que está hecha. Pero cuando se trata del cuidado de las plantas reales es importante que para empezar, busques una planta que sea fácil de cuidar y que la mantengas cerca de una fuente de luz solar.

No la pongas directamente bajo el sol para evitar que las hojas se quemen o se marchiten demasiado pronto.

Si sueles tener mala memoria, puedes poner una alarma en tu reloj o en tu teléfono para acordarte que debes regar las plantas en momentos determinados. Si a pesar de esto te cuesta regar las plantas, entonces puedes poner una botella llena de agua al revés sobre la tierra (y con el tapón puesto y con agujeros en el mismo).

De esta manera podrás regar en goteo sin necesidad de estar siempre pendiente. Aunque también puede optar por plantas que no requieran mucho regado.

El tiempo

Es importante que tengas en cuenta que si a pesar de todo lo que hemos hablado más arriba, aún tienes dudas y no sabes si escoger entre plantas reales y artificiales, entonces tendrás que pensar en el tiempo del que dispones.

Como te comentamos al comenzar este artículo, el tiempo es fundamental en cualquier caso. Pero claro, aunque tengas poco tiempo puedes valorar otra cosa: las plantas reales te pueden aportar terapia intensa mientras las cuidas. Es una conexión con la naturaleza necesaria que puedes tener en tu hogar.

Todo a tener en cuenta sobre las mesas auxiliares

Muchas veces no le damos la debida importancia a nuestras mesas auxiliares y no pensamos mucho en qué tipo de mesa auxiliar utilizar. Sin embargo, ya verás que este complemento es tan necesario como cualquiera de los otros elementos que decoran tu salón.

Inclusive, estos accesorios cobran cada vez más protagonismo hasta adentrarse en nuestros dormitorios también. Si bien es normal que su tamaño sea más pequeño al de la mayoría de los otros muebles, encontramos mesas auxiliares en diferentes tamaños, formas y estilos.

Inclusive existen mesas auxiliares funcionales que pueden cumplir con más de una utilidad, propio de los muebles de la vida contemporánea. Más allá de su aspecto y formas, lo cierto es que las mesas auxiliares corresponden a un mueble de apoyo que ya se ha vuelto imprescindible en nuestras vidas.

Para que tomemos una dimensión acerca del papel de este pequeño mueble, debemos saber que su origen data del antiguo Egipto, incluso unos 3.000 años A.C. Se diseñó como un complemento a las mesas de gran tamaño, y han perdurado hasta nuestros días.

Mesas auxiliares para hacer nuestra vida más fácil

Muchas veces tenemos algún rincón de la casa que vemos muy vacío, deshabitado, y con el cual no sabemos bien qué hacer. Queremos darle algo de vida, algún toque de estilo y funcionalidad, y en estas ocasiones las mesas auxiliares funcionan a la perfección.

No solamente ayudan a realzar cualquier rincón pudiendo otorgarle un aire mucho más chic, sino que también pueden ser un accesorio estupendo para almacenar cosas. De esta manera nos ahorramos algo de espacio de almacenaje simplemente sumando una mesa auxiliar al ambiente, y permitiendo que así nuestras cosas puedan estar más ordenadas.

Además de esto, es tan vasta la variedad de mesas auxiliares, que encontrarás la indicada que vaya a la perfección con el estilo de tu hogar. Ya sea que te guste el minimalismo, el estilo nórdico o vintage, las formas más extravagantes o por el contrario, la simpleza, grandes o pequeñas, existen mesas auxiliares para todos los gustos.

Son un complemento decorativo por excelencia, el cual puedes adornar con plantas, libros, lámparas, y tus objetos favoritos para que se destaquen en ese rincón lleno personalidad donde has decidido ubicar a tu mesa auxiliar.

Lo más habitual es verlas frente al sofá decorando nuestro living, este es un infaltable en todo hogar. Sin embargo, las mesas auxiliares van copando cada vez más rincones de la casa.

Espacios al lado de sillas o sillones, como sustitutas o complementos de las mesas de noche, como apoyo para macetas, al lado de una ventana. Sus usos son múltiples y tal vez hasta este momento no te habías imaginado todas las posibilidades que ofrecen las mesas auxiliares, pero según el espacio que tengas, ya llegó la hora de explorarlas.