8 consejos para aprovechar el espacio en tu dormitorio

¿Cómo aprovechar el espacio que se esconde a simple vista en el dormitorio?

Los dormitorios son los ambientes del hogar donde pasamos más de un tercio de nuestra vida, por lo que el acumular una gran cantidad de elementos en las habitaciones es una fuerte tendencia de muchos hogares. Sin embargo, un aspecto que siempre debe considerarse es el de mantener todo organizado y para ello es vital aprovechar el espacio del dormitorio.

De esta forma, ya sea que tengamos una habitación grande o pequeña, podemos sacar partido de todos los micro ambientes que se esconden a plena vista, aprovechando las dimensiones y la forma del dormitorio. Para ello, el día de hoy te traemos algunos consejos e ideas creativas de cómo adaptar el espacio, convirtiendo cada centímetro de la habitación en un valioso lugar de guardado y almacenamiento.

Ideas para aprovechar el espacio en tu dormitorio

Nunca olvides mirar bajo la cama

Si cuentas en tu dormitorio con una cama que integre almacenamiento, como las camas de canapé, sabrás lo valioso que es contar con este espacio para guardar y organizar nuestros objetos personales. Sin embargo, aquellos que poseen una cama tradicional suelen olvidarse de ese pequeño ambiente que pasa desapercibido a simple vista.

Para aprovechar el espacio bajo la cama conservando la estética en el dormitorio es recomendable hacerse con cajas de almacenamiento que puedan deslizarse sin ningún problema. Estas pueden encontrarse en una gran variedad de diseños y materiales, como plástico, tela o madera. Además, es ideal que las mismas posean algún cierre o tapa que evite la entrada de polvo.

Expande tu mesa de noche

Existen habitaciones que cuentan con amplias áreas en los laterales de la cama, las cuales suelen ser ocupadas por pequeñas mesas de noche. Sin embargo, cuando buscamos aprovechar al máximo el espacio en nuestro dormitorio podemos atrevernos a pensar en grande.

En este sentido, es recomendable cambiar la mesa de noche tradicional por una mesa de noche que cubra una mayor extensión en la pared. Para ello, podemos mantener el concepto de un mueble bajo, pero de estilo horizontal. De hecho, también es aconsejable optar por algún mueble modular de mayor altura o un pequeño banco con almacenamiento a la medida.

Disfruta del espacio al pie de la cama

Uno de los mejores espacios que pasamos por alto en nuestro dormitorio se encuentra el pie de la cama. Por lo que, es ideal integrar algún baúl, mueble o banco de almacenamiento en esta área. De esta forma, no solo obtenemos un nuevo mobiliario para organizar la habitación sino además un innovador elemento de soporte perfecto para prepararnos en la mañana.

Aprovecha las esquinas solitarias

Hoy en día, muchas habitaciones suelen tener pequeños espacios abandonados en las esquinas formados entre la pared y algún pilar. De tal forma, que podemos aprovechar este espacio e igualarlo con el resto del dormitorio instalando un pequeño armario a la medida o colocando algunas baldas y soportes para crear una estantería o librería. Este nuevo elemento nos permitirá integrar libros, plantas, sombreros, pañuelos, joyería y más.

Un mundo de posibilidades se esconde detrás de la cama

Un área invisible en los dormitorios se encuentra justo en el espaldar o cabero de la cama. Este espacio puede ser aprovechado de millones de formas, no solo decorativas sino también funcionales. En este sentido, podemos optar por colocar algunos estantes altos a cada lado de la cama, uniéndolos con una tabla en la parte superior del cabecero y creando un nuevo espacio de guardado.

De igual forma, existen cabeceros que ya integran de lado a lado este tipo de módulos de almacenaje. De hecho, algunos permiten extraerlos y jugar con ellos de acuerdo a las dimensiones de la habitación, adaptándose a nuestro gusto y conveniencia.

En estancias alargadas, podemos aprovechar el espacio detrás de la cama para definir dos nuevos ambientes dentro de la habitación, uno para el descanso y otro vestirse o realizar actividades laborales. En este sentido, podemos optar por algún armario alto y extenso que sirva de cabecero y a la vez se convierta en una pared del nuevo ambiente.

Soporte de ventana

Si contamos con ventanas en nuestra habitación, el espacio que queda bajo de las mismas también puede emplearse para ganar un nuevo módulo de orden y almacenamiento. Algunas ventanas ya cuentan con una pequeña repisa donde podemos colocar nuestros elementos. Sin embargo, podemos sustituir ese soporte con una balda o estante, e incluso es recomendable colocar algún mobiliario que aproveche la altura hasta la ventana para crear una cómoda perfecta.

Cajas y cestos en muebles abiertos

Los muebles abiertos permiten emplear el espacio bajo estos para integrar cajas o cestos donde almacenar nuestras prendas y objetos personales. Esto ya sea que contemos con una mesa de patas largas, un banco al pie de cama o una pequeña estantería de repisas en una esquina de la habitación. De esta forma, podremos organizar aquellos elementos más flexibles y pequeños, evitando que se pierdan en el dormitorio.

Percheros de pared

Las paredes vacías de nuestra habitación pueden transformarse en un hermoso perchero vertical donde colocar nuestra vestimenta y accesorios. Para ello, podemos construir algún panel donde integrar los ganchos y perchas de nuestra preferencia. De hecho, algunos diseñadores optan por realizar distribuciones geométricas, mientras que otros realizan una distribución más abstracta.

El aprovechar el espacio del dormitorio puede resultar todo un desafío cuando olvidamos esos pequeños microambientes que se esconden a simple vista. Por lo que, si estás buscando mantener el orden de tu habitación sin afectar su estética, toma nota de nuestras ideas, llénate de creatividad y pon manos a la obra.