¿Qué es el estilo colonial británico?

En su apogeo entre los siglos XVI y XVIII, el Imperio Británico era 100 veces más grande que la propia Gran Bretaña. Su territorio se extendía desde África hasta la India y el Caribe, ya que Gran Bretaña importaba productos básicos nuevos como el té y el caucho, y se convirtió en una de las principales potencias de la época.

Si bien es fácil quedar atrapado en el sentido de la era de la aventura trotamundos, también es importante recordar que la historia del colonialismo a menudo no fue bonita. Para la corona británica, las tierras que colonizó eran simplemente fuentes de materia prima para el comercio y el envío, y estaba dispuesta a subyugar (o esclavizar) violentamente a los nativos en busca de riqueza y poder.

Es importante recordar esas cosas cuando se habla de un aspecto del período que aún se celebra: el surgimiento de la decoración colonial británica clásica. Con su enfoque ecléctico y una cuidadosa interacción de tonos suaves y aireados y acentos oscuros, el estilo reinante de la época sigue siendo popular hasta el día de hoy. También es menos sofocante (y más versátil) de lo que cabría esperar. Te hablaremos sobre algunos de los conceptos básicos.

Elementos de la decoración colonial británica

En su apogeo, la decoración colonial británica combinó aspectos reducidos del diseño victoriano con detalles extraídos de materiales y tradiciones locales. Las paredes encaladas y las telas transparentes contrastaban con la teca o la caoba nativas, mientras que el uso de palmeras, helechos y otros elementos naturales reflejaba una fascinación por la vida vegetal local.

La influencia del diseño asiático, caribeño y africano también se puede sentir en el uso de telas eclécticas, estampados distintivos y accesorios únicos recopilados de viajes por el mundo. Mientras tanto, el uso de muebles de ratán y bambú (así como elementos como mesas de escritura plegables) proporcionó otra dimensión de textura que es esencialmente colonial.

En total, la decoración colonial británica representa un matrimonio de enfoques tradicionales (pero modernos) del mundo occidental con elementos estilísticos tomados de las naciones colonizadas. En estos espacios, la decoración tiende a ser aireada y luminosa, con telas onduladas y contraventanas estilo plantación diseñadas para brindar una atmósfera refrescante en lo que generalmente eran climas cálidos y tropicales.

Cómo incorporar la decoración colonial británica

El elemento central de la decoración colonial británica es el contraste de tonos claros y oscuros. Considera usar una pintura blanca suave para las paredes y equipar las ventanas con telas claras y transparentes para esa sensación de un oasis fresco en un entorno tropical.

Puedes combinar el aspecto contrastante de los suelos de madera oscura de la época usando un tinte en el tuyo, mientras añades otros acentos de madera como contraventanas de plantación o una cama clásica con dosel.

Este estilo de decoración también ofrece muchas oportunidades para mostrar tus piezas de arte favoritas y los adornos adquiridos durante los viajes al extranjero; estos añaden interés visual mientras se mantienen fieles a la estética de la época. Puedes reutilizar artículos como baúles y maletas vintage para añadir al ambiente de una aventura alegre.

La tendencia actual de utilizar estampados botánicos y vegetación también encaja bien con un enfoque colonial británico clásico. Esta es una ocasión en la que todo lo antiguo es realmente nuevo otra vez: muchos de estos toques contemporáneos no habrían estado fuera de lugar durante la era colonial original, y también pueden contribuir a esa interacción claro-oscuro que define la paleta de colores del estilo.

Por qué es importante la historia de la decoración colonial británica

No hay nada de malo en decorar tu casa con un estilo colonial británico. Es una hermosa estética que se mantiene hasta el día de hoy por una razón. Pero si decides adoptarlo como propio, es importante reconocer la realidad histórica detrás de cómo surgió en primer lugar.

El Imperio Británico no era un gobernante benigno sobre las tierras bajo su control. Tomó el poder por la fuerza y subyugó violentamente la mayoría de los intentos de resistencia.

En la década de 1870, India perdió más de cinco millones de personas a causa de la hambruna mientras estaba bajo el dominio británico, incluso cuando el país exportaba granos cruciales para su propio suministro de alimentos al resto del mundo. En Kenia, hasta 1’5 millones de miembros del grupo étnico Kiyuku fueron detenidos en campos de concentración después de organizar un levantamiento político contra el dominio colonial.

Eso es solo una pequeña muestra de lo que significó el imperialismo británico para los colonizados. Pero de la misma manera que podemos apreciar las obras de arte creadas durante los períodos más oscuros de la historia, podemos reconocer (e incluso celebrar) la belleza de la estética característica de la época.

Ahora, eres tú quien escoge decorar de esta manera tu hogar o decantarte por otras decoraciones que no tengan una historia tan oscura detrás.