Cómo organizar bien una mesita de noche

Tu mesita de noche dice de ti mucho más de lo que te imaginas, si la tienes desordenada dejará claro cómo tienes tu mente… de hecho es importante que también la tengas ordenada para que tu mente esté tranquila tanto cuando te despiertes como cuando te vayas a dormir… ¡es primordial!

No importa si tu mesa de noche es una mesa normal para poner al lado de tu cama o sea un mueble reciclado, lo que importa es que la superficie tenga una buena organización. Estos muebles no suelen ocupar mucho espacio, por lo que los elementos que pones deben ser también mínimos.

pixabay.com

Es fundamental que sea práctico y que le des funcionalidad así que no la satures demasiado. Puedes poner una lámpara de noche, un despertador y poco más. Si tu mesita de noche tiene una gran superficie y demás tiene cajones, puede ser tentador añadir más elementos sobre ella, pero, ¿es buena opción?

Si por ejemplo pones un vaso de agua, es posible que acabe volcado en mitad de la noche, por lo que no es buena opción en absoluto. Lo mismo ocurre con tus gafas, pueden caerse y romperse. Por eso, debes pensar bien qué poner encima de tu mesita de noche y sobre todo, que quede bien ordenado todo el tiempo.

Qué poner encima

Por eso, saber qué poner encima es fundamental. Pero, ¿qué es mejor? La respuesta es fácil: pon solo lo esencial, lo que necesites tener a mano. Pon cosas que no vayan a caerse y que si se caen no supongan un drama ni que se rompan.  Para evitar el desorden o los dramas, ten en cuenta lo siguiente:

  • Pon elementos pequeños (un reloj, un paquete de pañuelos pequeño, un organizador de mesita de noche, etc.)
  • Si no quieres un despertador demasiado grande puedes usar tu teléfono como linterna y como despertador. Te ahorrarás mucho especio sobre la mesita de noche.
  • En lugar de poner una lámpara de noche encima de la mesita, puedes poner una lámpara de pie o un aplique para evitar objetos voluminosos.
  • No tengas muchos libros en la mesa de noche, lo mejor es que solo tengas uno: el que te estás leyendo actualmente.
pixabay.com
  • Si te gusta beber agua en mitad de la noche, no ponga un vaso de agua, es mejor que optes por una pequeña botella de agua de plástico y bien cerrada.

Mejor sin cables por el medio

Es posible que tengas cables en mitad de la mesita pero eso solo proporcionará más desorden. Por eso, es mejor que optes por elementos que no tengan cables, para evitar este desorden. De esta manera mejorarás la organización y te sentirás mucho más calmado todo el tiempo.

Qué puedes guardar en los cajones

Si tienes una mesita de noche con cajones eres una persona afortunada puesto que tendrás espacio para guardar tus cosas de la mejor manera posible. Pero es esencial que no se convierta en un cajón lleno de cosas sinsentido porque no encontrarás las cosas que buscas. Un cajón deberá estar bien ordenado, puedes hacerlo con un organizador de cajones.

Puedes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Con varios cajones coloca tus cosas bien, poniendo las cosas que necesites en el cajón superior y los que usas con menor frecuencia ponlas en los cajones inferiores puesto que son menos accesibles.
  • Guarda tu ropa interior o artículos de poco tamaño que quieras tener a mano y que no puedas guardar en otros lugares.
  • Los organizadores que utilices en los cajones es mejor que sean transparentes para que no te dé una sensación demasiado cargante.
  • Si el cajón es muy profundo puedes optar por organizadores transparentes que sean apilables para una mayor comodidad.

Mesitas de noche con estantes

Existen algunas mesitas de noche que además de su superficie cuentan con estantes que si los tienes bien organizados pueden hacer que su uso sea mucho más cómodo. No permitas que se acumule el pollo y mantenlos siempre ordenados con los siguientes consejos:

  • Mantén solo uno o dos libros o revistas que estén en cola de tu lectura.
  • Pon pequeñas cestas de almacenamiento para los artículos más pequeños
  • Usa el estante inferior para guardar dispositivos electrónicos pero no los mantengas encendidos por la noche para proteger tu higiene del sueño.
pixabay.com

Si no puedes colocar todo lo que deseas en tu mesita de noche, entonces será buena opción que añadas un espacio de almacenamiento extra junto a tu cama y tu mesita de noche. Puedes tener un canapé para tu colchón o añadir cajas de plástico con ruedas debajo de tu cama justo al lado de la mesita de noche para tenerlo todo mano.

Con estos consejos podrás tener una mesita de noche bien ordenada y organizada todo el tiempo. Esto te ayudará a conciliar mejor el sueño y a que tengas una mente mejor estructurada.

Espacio debajo de la cama: un lugar ideal de almacenamiento

Entras en tu habitación y te das cuenta de que tienes muchas cosas y que no sabes dónde guardarlas todas. Pero hay un lugar que quizá no hayas pensado: el espacio debajo de la cama. Es un espacio maravilloso que muchas veces se desaprovecha, ¡y eso no puede ser! Porque puedes tener un dormitorio con orden teniendo en cuenta esto.

El espacio debajo de la cama puede ser el mejor lugar para guardar tus cosas de manera ordenada, hay varias formas de hacerlo: con cajas con ruedas o con una cama canapé o camas abatibles. Es una forma práctica de tener todo mucho más ordenado.

Es importante que lo mantengas todo lo más limpio y ordenado posible, porque de esta manera lograrás buenos resultados y una sensación de cuidado que te gustará. No tengas polvo ni objetos extraños debajo de la cama solo “para que no se vean”.

pixabay.com

Lo que no sirva, simplemente tíralo a la basura. No mantengas cosas inservibles simplemente por guardarlas “por si acaso”.  A continuación vamos a darte los mejores consejos sobre cómo y qué guardar en el espacio debajo de la cama.

Almacenamiento debajo de la cama

Antes de ir a comprar cajas con ruedas para meter debajo de la cama, es importante que midas el alto y el ancho de la misma para que te asegures de esta manera, que las cajas que compres realmente encajen bien en esta zona.

Apunta las medidas en una hoja y con esas medidas podrás comprar las cajas con ruedas que precises y que te quepan en el total que tienes debajo de la calma. Cuando selecciones las cajas con ruedas debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Que sean largo y que tengan ruedas
  • Que sean herméticos y se cierren y abran fácilmente
  • Intenta que sean de plástico y olvida las de cartón que pueden desgastarse o acumular polvo y ácaros
  • Las cajas de plástico es mejor que sean transparentes porque así cuando las saques podrás ver que hay en el interior sin esfuerzo

Si tienes una cama canapé, solo tendrás que centrarte que sea cómoda y fácil de abrir y cerrar para que no te cueste ni te hagas daño, es decir, que no pese demasiado.

Qué puedes guardar debajo de la cama

Para mantener un buen orden tienes que tener claro qué es lo que quieres guardar en esas cajas. Solo de esta manera podrás mantener el orden debajo de tu cama, pero también en tu mente. No tiene que ser un espacio bonito porque realmente no se ve, pero sí práctico y ordenado todo el tiempo.

Algunas cosas que puedes guardar son las siguientes:

  • Equipaje
  • Ropa fuera de temporada
  • Ropa de cama
  • Toallas
  • Mantas
  • Zapatos

Espacio de almacenamiento debajo de las camas de los niños

Debajo de las camas de los niños también puede ser un espacio maravilloso para ordenar sus estancias sin tener que estar sufriendo siempre por el desorden. Se haría de la misma manera que en la cama de los adultos: con cajas de ruedas o con una cama canapé.

Incluye a tus hijos en esta organización para que después sepan cómo encontrar aquello que estén buscando en cada momento determinado. Además si guardan ellos sus cosas, esto les motivará para tenerlo todo mejor organizado siempre. Pueden guardar cosas como:

  • Juguetes que no usen mucho
  • Libros que ya han leído y no les interesa tener en sus estanterías
  • Ropa fuera de temporada
  • Juegos de mesa que no usen a menudo
pixabay.com

Qué guardar debajo de la cama de invitados

Si tienes una habitación de invitados, el espacio que encontrarás debajo de la cama será estupendo para tener el resto de tu casa bien organizada. Además que podrás mantener todo a mano siempre que lo necesites.

La metodología es la misma que en los ejemplos anteriores, pero aquí puedes guardar otras cosas, como por ejemplo:

  • Revistas
  • Mantas
  • Sábanas
  • Mantas
  • Papel de regalo
  • Suministros de manualidades
  • Cajas de dispositvos eletrónicos que quieras mantener
  • Toallas y sábanas para tus invitados

Si tienes una cama alta…

Si tienes una cama alta también puede ser una buena oportunidad para mantener tus cosas bien ordenadas. Por ejemplo, puedes añadir un rincón de lectura con todos los libros ordenados, o un escritorio para un adolescente que esté ordenado y con todo en su lugar.

pixabay.com

Si el dormitorio es de un adulto, se puede colocar un armario extra debajo (aunque también es buena idea para la habitación de un niño), o un escritorio para tu trabajo y cosas de oficina. O quizá una cómoda debajo de la cama alta también pueda ser una buena opción para guardar tu ropa y tenerla siempre a mano dejando más espacio al armario principal.

Como ves, puedes conseguir que el espacio que tienes debajo de tu cama sea un espacio ideal para guardar todas tus cosas y que la estancia se vea mucho más ordenada. Por el espacio debajo de la cama puede ser todo un regalo para la organización de tu hogar.

7 consejos para comprar el mejor colchón para ti

Si estás pensando en comprar un colchón nuevo es una decisión que no debes tomar a la ligera. De hecho, debes pensarla muy bien porque tu descanso y salud física y mental están en juego. Por eso, no te pierdas estos consejos para comprar el mejor colchón para ti.

Un colchón de calidad cuesta bastante dinero, pero debes saber que un colchón cómodo y que se adapte a ti te favorecerá y te aportará grandes horas de descanso.

1. Conoce tu talla

No tiene que ser un colchón del mismo tamaño al que estás acostumbrado puede ser más grande si eso es más cómodo para ti. Busca la medida que se adapte a ti, a tus necesidades y al espacio que tienes disponible en la estancia.

Aunque más grande no significa mejor, puedes optar por uno más pequeño pero que tenga buenas características. Piensa en tu estilo de vida antes de salir a comprarlo.

2. Prueba antes de comprar

Antes de comprar un colchón es mejor que lo pruebes en una tienda física. Túmbate en él y reflexiona cómo te sientes y cómo estatua cuerpo. Tendrás que estirarte completamente y ponerte en la posición que prefieres para dormir cada noche.

Dedica 10 minutos para poder experimentar cómo te sientes y saber si ese colchón es bueno para ti o no. Si quieres comprar el colchón por internet te aconsejamos que acudas a una tienda física que tenga ese mismo modelo que te interesa y lo pruebes.

3. Pregunta por la política de devolución

Compra un colchón que tenga un tiempo de prueba y que si no estás satisfecho puedas devolverlo fácilmente y sin recargos. Quizá en la tienda te pareció cómodo pero después de una semana de uso te das cuenta de que no es para ti.

Lo habitual es que te dejen 30 días para probarlo. Si el que te interesa no te dan estas facilidades, entonces es mejor que busques otra opción con otra empresa más flexible en estos términos.

4. Busca la firmeza adecuada

Existen diferentes tipos de firmeza en el colchón, dependiendo sobre todo de cómo esté fabricado. No es lo mismo un colchón de muelles que completamente viscoelástico y esto debes tenerlo presente.

Por eso, mira bien de qué está fabricado antes de comprarlo. Algunos fabricantes clasifican sus colchones por firmeza usando una descripción verbal simple: suave, medio, firme; mientras que otros ofrecen un sistema de calificación más elaborado a través de puntuación numérica. Por eso, como cada fabricante puede tener su propia escala de firmeza deberás probarlo.

5. Ten en cuenta la almohada

La almohada es una parte importante del colchón y no debes dejarlo a un lado, tienes que escoger cuál es la que mejor puede ir para tu descanso, teniendo en cuenta tus cervicales. Al igual que el colchón es buena idea que lo pruebes.

Las almohadas que son demasiado blandas o finas no suelen ser una buena opción. Las que son viscoelásticas que se adaptan a tu cabeza y su peso, pueden ser las mejores. Escoge aquellas que te ofrezcan ergonomía.

6. Qué opciones tienes

Existen varios tipos de colchones pero los más comunes son:

  • Los que tienen muelles internos
  • Aquellos que tienen espuma viscoelástica
  • De espuma látex
  • Híbridos (combinan los anteriores)
  • De aire

Cada tipo de colchón tiene pros y contras, por lo que es una buena idea familiarizarse con ellos antes de ir a la tienda. Para que lo entiendas mejor:

  • Muelles: son más baratos y tienen buen soporte y firmeza. Aunque no duran mucho.
  • Espuma viscoelástica: son más caros pero se adaptan a tu cuerpo.
  • Espuma látex. Se parecen a los de espuma que tienen memoria pero es más elástico. Tienen rebote y son bastante cómodos.
  • Híbridos: tienen muelles y su capa externa es de espuma.
  • De aire: los colchones de aire sedes personalizarlos pero no son tan cómodos y son bastante más caros.

7. Piensa en tu presupuesto

Aunque ya sabrás que los colchones no son baratos, es importante que pienses en el presupuesto que tienes actualmente para poder gastar en este tipo de productos. Debes tener presente que es una inversión para tu salud tanto física como mentalmente. Si puedes pagarlo a plazos es una opción interesante, pero nunca pagues más de lo que puedas gastar.

Merece la pena que inviertas pero que tampoco te quedes en la ruina. Piensa que vas a pasar un tercio de tu vida en el colchón por lo que es importante que escojas el que realmente te vaya bien. Ahorra en otras cosas innecesarias de tu vida e invierte más en la salud de tu descanso.

Ahora que ya sabes algunos de los consejos más importantes para poder escoger un buen colchón, solo tienes que salir a buscarlo. Ve a una tienda física y prueba el que más te llame la atención. Recuerda que no debes jugar con tu salud, ¡tu descanso es esencial en tu vida!