¿Cuánto cuesta reparar las humedades?

Las humedades son uno de los problemas más comunes en la mayoría de hogares y de los que más quebraderos de cabeza dan.

Podemos encontrarnos con humedades por filtración, debido a que algún vecino se ha dejado el grifo abierto, se le ha roto una tubería, o tiene una filtración por el plato de ducha, entre otros motivos, y estas son relativamente fáciles y económicas de arreglar.

Inyección de poliuretano en suelo para reparar humedades de la empresa especializada en reparación de humedades Lemara.es

Pero también tenemos otros casos mucho más complicados y caros de arreglar como son las humedades provocadas por la capilarización, que requieren métodos más elaborados, como una posible inyección de un producto hidrofugante, entre otras soluciones, y, entre otros problemas de humedad que vamos a repasar a continuación, junto con un precio medio y aproximado de reparación.

Y digo aproximado porque, ya sea del tipo que sea, cada problema de humedad requiere una solución concreta, que hace que el precio varíe y mucho.

Además, también hay que tener en cuenta otros detalles que influyen de manera directa en el precio de la reparación de las humedades como los metros cuadrados afectados, la gravedad de los daños o el tipo de material a tratar.

Dicho, esto veamos los distintos tipos de humedad, su reparación y el coste de los tratamientos que se deben aplicar.

Humedades por capilaridad

Este tipo de humedad es la más difícil de solucionar y por desgracia también es una de las más comunes, además, también suele ser la más cara, dependiendo del tipo de tratamiento que se utilice, y esto es así porque exigen una solución integral, no se pueden hacer “parches”, ni reparaciones parciales para eliminar las humedades por capilaridad, porque serían inútiles o, en el mejor de los casos, temporales.

Este tipo de humedad se convierte en un problema porque la filtración proviene del subsuelo de la casa o el edificio.

Para solucionar este tipo de humedades hay varios métodos, desde hacer una zanja y colocar un tubo de drenaje en el propio suelo del edificio, hasta taladrar el suelo o paredes e inyectar un producto hidrofugante, pasando por otras como instalar sifones en las paredes para que drenen la humedad o técnicas como la electroósmosis inversa.

Como te puedes imaginar, todas estas reparaciones deben ser realizadas por una empresa especializada en reparación y eliminación de humedades, la cual te asesorará y te dirá qué tratamiento es el más efectivo.

Respecto al coste de los tratamientos para las humedades por capilaridad, los tratamientos por inyección de productos hidrofugantes suele rondar los 120€ por metro cuadrado, la colocación de sifones que drenen la humedad ronda los 40€ por sifón, siendo una de las opciones más económicas, mientras que, si hay que instalar un aparato de electroósmosis inalámbrica, el precio puede llegar a los 6.000€ por aparato instalado.

Aunque es una de las soluciones más caras, dependiendo de cada caso, hay otros tratamientos más eficaces para las humedades por capilaridad, como la inyección de productos hidrofugantes, tal y como nos cuenta la empresa de impermeabilizaciones Lemara en este artículo donde podemos ver qué es y cómo funciona y cómo es de efectiva la electroósmosis inalámbrica y las opciones que tenemos para reparar estas humedades.

Humedades por filtración

Fotografía Mil Ideas de Decoración

Las humedades por filtración, pueden ser sencillas y económicas de reparar, o, dependiendo de por dónde se filtren, más caras y difíciles de solucionar.

Veamos un ejemplo de una reparación económica y sencilla:

Imagina que tienes el plato de ducha roto. Con el tiempo y no mucho, tu vecino de abajo tendrá humedades en los techos y paredes de su casa por donde se está filtrando el agua por la rotura de tu plato de ducha.

Primero se debe solucionar el problema de raíz. Es decir, en este caso, sería reparar o cambiar tu plato de ducha y asegurarse de que queda completamente estanco.

Si el seguro del hogar no cubre esta reparación, el precio suele estar entre los 600€ aproximadamente.

Una vez que se ha reparado y solucionado el problema de raíz, se pasa a reparar los daños ocasionados por la filtración en el piso de abajo.

Estas reparaciones no suelen ser caras si se cogen a tiempo, ya que, una vez se dejan secar los techos y paredes completamente una vez saneada la filtración, con sanear las paredes, aplicar un sellador y volver a pintarlas sería suficiente en la mayoría de los casos.

El precio de esta reparación depende de cuánto se haya extendido la humedad. Si hay que reparar varios techos y paredes, no será el mismo precio que si solo hay que reparar el techo del cuarto de baño.

Pero por poner un precio aproximado, puedes tener en cuenta que cada techo o pared pueda costar entre 150€ y 200€.

Como te digo esto es completamente orientativo, ya que todo depende de cuánto se haya extendido la humedad.

Veamos ahora un ejemplo de filtración que requiere un proceso más elaborado:

Si la humedad no es debido a una tubería rota, a un grifo abierto, o a un plato de ducha que pierde agua, entre otros problemas similares, puede que las filtraciones se deban a que el agua entra de la calle filtrándose por los muros de los cimientos, a través de grietas en la fachada o por los poros de los materiales de construcción.

Como te puedes imaginar, este tipo de filtración requiere de obra, ya que para repararla se deben instalar capas aislantes que se colocan mediante un armazón metálico impermeables, o reparar y sanear la tela asfáltica, renovar los revestimientos exteriores de la fachada, instalar un zócalo de piedra laja, o sellar las grietas con productos especiales con base de fibra de vidrio y resinas, entre otros métodos existentes para la reparación de este tipo de filtraciones dependiendo de por dónde se esté filtrando el agua.

Reparación de humedades de la empresa Lemara mediante mortero epoxi en muro de cimentación.

En cuanto al coste de la reparación de estas humedades, es muy difícil decir un coste aproximado ya que como puedes ver, dependiendo del caso hay varios tipos de reparación o soluciones posibles.

Humedades por condensación

Fotografía Pixabay

Las humedades por condensación suelen ser las más sencillas de solucionar, ya que con que permitamos el paso del aire o una ventilación adecuada, se deberían solucionar y no requieren de obras importantes.

Aunque no por ello son las más económicas, ya que dependiendo de la solución que se adopte el precio puede elevarse y mucho.

Por ejemplo, podemos instalar un simple deshumidificador, aparatos que podemos encontrar decentes desde unos 300€ en adelante. Esta sería una solución económica.

O también una rejilla de ventilación, como las que suele haber en los cuartos de baño, en algunas zonas de casa.

Sin embargo, otra de las soluciones posibles para evitar la humedad por condensación puede pasar por cambiar las ventanas de la casa por unas con sistema RPT que garantizan la rotura del puente térmico, y, dependiendo del tipo de ventana y de cuántas tengas que cambiar, el precio puede llegar a los 4.000€ perfectamente, ya que hay ventanas que, debido a la tecnología que llevan, los materiales utilizados, las capas de cristal, los gases entre las capas de cristal, y otros detalles, pueden costar perfectamente unos 600€ cada ventana.

Otra de las soluciones para evitar la humedad por condensación pasa por instalar un sistema de ventilación de entrada positiva de baja energía (PIV), que elimina la condensación ya que introduce aire en la vivienda de forma baja pero continua eliminando la condensación.

El precio de estos aparatos también varía en función de muchos factores, pero uno decente puede rondar los 2.000€ perfectamente.

Como puedes ver, dependiendo del tipo de humedad y su solución, el precio varía considerablemente, y es imposible decir un precio exacto de antemano, pero después de repasar los distintos tipos de humedad y sus soluciones, podríamos decir que el precio podría rondar desde los 500€ (instalando un deshumidificador para humedades por condensación), hasta los 6000€, si se trata de soluciones más elaboradas como los aparatos de electroósmosis inalámbricas.

La entrada ¿Cuánto cuesta reparar las humedades? se publicó primero en Mil Ideas de Decoración.

Cómo pintar cualquier metal sin herramientas con un resultado perfecto

Con el paso de los años, ha sido increíble cómo ha evolucionado el mundo de la pintura. Y no muchos años me refiero.

Hace 10 años, cuando tenía que pintar una ventana de aluminio, por ejemplo, había que hacerle un tratamiento bastante elaborado para que se quedara perfecta.

Sin embargo, ahora, gracias a los nuevos productos y aplicaciones, no se necesita prácticamente nada, ni siquiera herramientas.

Esto no quiere decir que no se pueda pintar a pistola o a rodillo como toda la vida. Pero para superficies relativamente pequeñas, ya no merece la pena. Mejor con sprays.

Eso sí, no cualquier spray, tienen que ser profesionales y los adecuados, como los que te voy a contar en este artículo, donde vamos a ver cómo pintar cualquier metal, sin herramientas y con un resultado perfecto.

Abajo podrás ver un vídeo corto de un par de minutos más o menos, con todo el proceso, y a continuación, te lo voy a explicar en texto.

En el vídeo verás cómo pinto una gran lámpara industrial de aluminio galvanizado. Uno de los metales más difíciles de pintar.

Pero estos sprays, la preparación y la aplicación, lo puedes utilizar en cualquier otro metal que quieras pintar: Hierro de barandillas de terraza, acero de puertas, acero galvanizado de las campanas extractoras, aluminio de puertas y ventanas, aluminio galvanizado, cobre, níquel, o cualquier otro metal que se aplique a la decoración y construcción.

Dicho esto, veamos primero los materiales necesarios y luego la explicación, y para terminar, el vídeo.

Materiales necesarios para pintar metal sin herramientas:

Esponja de lija de grano medio. Esta va perfecta.

Imprimación en spray.

Pintura en spray (De buena calidad (TITAN) y del color que queramos)

Y nada más.

Cómo pintar cualquier metal sin herramientas con un resultado perfecto.

Primer paso: Lijar la superficie.

Con la esponja de lija de grano medio, lijamos toda la superficie a pintar, para quitarle el brillo y dejarla mate. Hay que matizar toda la superficie.

No hay que volverse loco lijando. Pasadas suaves que lijen toda la superficie incluido cualquier rincón, esquina o recoveco.

Segundo paso: Limpiar el polvo de lija y aplicar un limpiador básico con un trapo o papel.

Si es con un trapo mejor, pues algunos papeles sueltan virutas muy pequeñas de celulosa y necesitamos que la superficie esté perfectamente limpia.

Respecto al limpiador, puedes utilizar cualquiera de los que tengas por casa.

Eso sí, antes de aplicar la imprimación, que es el siguiente paso, tienes que asegurarte de que no queda nada de limpiador por la superficie a pintar. Que se ha secado completamente.

Tercer paso. Aplicar la imprimación:

Ahora que ya tenemos la superficie matizada y limpia, aplicamos la imprimación en spray.

La imprimación viene en un bote de spray, y normalmente la hay disponible en varios colores, para que luego la pintura cubra mejor.

Generalmente, está disponible en blanca, gris o negra.

Yo utilizo una 4 x 4. Tipo Wash Primer que van muy bien para metal. Que es la que te he puesto arriba.

Movemos enérgicamente el bote durante al menos un minuto.

Luego aplicamos un par de pulsaciones fuera de la superficie para ver cómo tira y a continuación, imprimamos la superficie.

La forma de aplicarlo es con el bote en vertical y en pasadas suaves, a una distancia de unos 25/30 cm. (Luego lo puedes ver mejor en el vídeo).

NO intentes cargar más de lo debido pues te saldrá chorrera.

Simplemente dale pasadas suaves hasta que cubra.

Una vez cubierto, pasamos al siguiente punto.

Cuarto paso: Lijar la imprimación.

Con un par de horas es más que suficiente para poder lijar este tipo de imprimación, y más teniendo en cuenta que es muy fina y que no necesitamos lijar mucho, porque si no nos la comemos.

Esto es importante, hay que lijar con una esponja de grano medio / fino, y sin comernos la imprimación.

Simplemente darle suaves pasadas para quitar las impurezas que hayan podido quedarse adheridas a la superficie con la imprimación.

Así que recuerda, lija toda la superficie pero suave.

Quinto paso: Limpiar la superficie.

Ahora que ya hemos lijado la imprimación, toca limpiar la superficie del polvo de lija que haya quedado.

Soplamos o le pasamos un trapo para quitar todo el polvo y suciedad y le volvemos a pasar el trapo limpio con el limpiador básico.

Sexto paso: Pintar con spray.

La pintura se aplica igual que la imprimación.

Primero agita bien el bote de pintura, y haz unas cuantas pulsaciones de prueba en un cartón o en otra superficie que no sirva para ver cómo tira la pintura.

Luego, aplica la pintura de la forma más uniforme y homogénea que puedas.

NO intentes cargar de más.

Aplica pasadas suaves a una distancia de 25/30 cm hasta que hayas pintado todo el metal.

Una vez dada la primera mano, probablemente tengas que darle una segunda. Especialmente si utilizas colores oscuros o muy vivos, como rojos o amarillos.

Espera media hora y aplica la segunda mano de la misma forma.

Una vez termines de darle la segunda mano, valora si necesita otra o si ya está completa.

Y ya está. No se necesita más, y el resultado, en spray, es perfecto.

Eso sí, y esto es muy importante. Por muy bien que apliques la imprimación o la pintura, si el lijado no ha sido correcto, de nada te servirá. Para que, tanto la imprimación, y por ende la pintura, agarren bien y se adhieran a la superficie de metal, este tiene que estar mate, sin brillo, completamente lijado por todas zonas.

Otra cosa que me gustaría señalar, es que aunque la imprimación y la pintura sean de buena calidad, profesionales, no dejan de ser pinturas. Lo que quiero decir con esto, es que si le pasas la punta de una llave a la superficie, la vas a rallar, por muy buena que sea la pintura.

Piensa que la capa de imprimación y pintura que se queda en el metal es de micrones. Es decir, milésimas de de milímetros.

Y ahora, aquí puedes ver el vídeo donde pinto de la forma que acabo de explicar, una lámpara de acero galvanizado en blanco, utilizando imprimación blanca.

Si tienes alguna duda, deja un comentario que yo estaré encantado de responderte y si crees que este artículo puede interesarle a algún amigo o familiar, compártelo. Ganamos todos.

La entrada Cómo pintar cualquier metal sin herramientas con un resultado perfecto se publicó primero en Mil Ideas de Decoración.